Enero 13, 2011

Una potencia es la primera eliminada de la Copa Asia

Los samuráis azules superaron una difícil prueba, y con solo diez hombres batieron a un compacto combinado sirio en un partido tan bronco como polémico por la controvertida actuación del colegiado iraní, Toky Mohsen, que pitó dos penaltis y expulsó al portero nipón.

La victoria coloca a Japón al frente del grupo B, empatada con cuatro puntos con Jordania, país al que ahora le sirve puntuar contra Siria el próximo 17 de enero para pasar a la siguiente ronda.

Además, parece allanar el camino nipón hacia los cuartos de final ya que se enfrentará en el último partido del grupo con Arabia Saudí, un equipo en crisis de juego y resultados.

Por su parte, Jordania confirmó que puede ser la sorpresa de esta Copa de Asia 2011 al derrotar a una triste Arabia Saudí, tricampeona de la competición.

Los saudíes salieron al terreno con mayor empaque que el primer partido, pero con los mismos viejos problemas pese a estrenar técnico, una vez destituido el portugués José Peseiro en la primera jornada.

Aunque dominaron la pelota, carecieron de profundidad y volvieron a conceder demasiado en defensa y perdieron 0-1.