Marzo 5, 2011

Arsenal dejó escapar una oportunidad de oro en la Premier

El internacional español David Silva le dio los tres puntos al Manchester City, con un gol que complicó la situación del Wigan de Roberto Martínez, que plantó cara a un rival muy superior.

El tanto de Silva en el minuto 38 fue un gran regalo para la afición local, entusiasmada por la presencia del City en las tres primeras plazas de la clasificación y la posibilidad de terminar la Liga en ese terreno, con acceso directo a la 'Champions' la próxima temporada.

La actuación de Silva fue estelar y decisiva, como viene siendo habitual para el conjunto de Roberto Mancini, después de que el jugador canario marcara también en el último partido de la Liga Europa.

Los magníficos despejes del joven portero internacional inglés Joe Hart y el trabajo del argentino Pablo Zabaleta en la zaga permitieron mantener a cero el marcador de los ‘blues', que no pudieron contar este sábado con Kolo Touré, el ex jugador del Arsenal que dio positivo esta semana en un control de dopaje.

El Arsenal, a primera hora, dejó escapar su gran oportunidad para acercarse al liderato de la Premier al empatar sin goles frente al Sunderland en su propia casa, tres días antes de encarar su vuelta ante el Barcelona en la Liga de Campeones.

Los ‘gunners' sufrieron el buen trabajo de la zaga del Sunderland, en la que se instaló Anton Ferdinand, hermano del capitán de Inglaterra Rio, así como sus propias carencias, causadas por la baja de Cesc Fábregas, Alex Song, Van Persie, Vermaelen y Theo Walcott.

Mientras Cesc y Song se esfuerzan por llegar a tiempo a la cita en el Camp Nou, el martes, el técnico Arséne Wenger decidió emplear a la mayoría de sus titulares disponibles para el duelo de esta tarde, decisivo para su carrera hacia el título de la Premier League después del tropiezo sufrido el martes pasado por el Manchester ante el Chelsea.

Pese al buen control del balón que demostró el Arsenal, sus jugadores no encontraban este sábado el hueco necesario para hallar la red. La tensión se incrementó en la segunda mitad, cuando a partir del minuto 70 el equipo de Londres se encendió y apretó al máximo con incesantes intentos en el área rival.

El francés Samir Nasri y el marroquí Marouane Chamakh tuvieron en sus botas numerosas opciones de gol, muchas de las cuales detuvo con sus deslumbrantes intervenciones el portero belga del Sunderland Simon Mignolet.

Ese empate mantiene al Arsenal segundo en la clasificación, con 57 puntos, tres por detrás de los gigantes de Old Trafford y siete más que el Manchester City, cuando a ambos clubes les queda por cumplir su partido de esta jornada.

El Emirates fue el único estadio en que este sábado no hubo goles, mientras en otra punta de la capital británica, en el Craven Cottage, el Fulham anotaba tres para su victoria (3-2) ante el Blackburn Rovers de Michel Salgado, que disputó 90 minutos de partido antes de ser reemplazado para que el australiano Brett Emerton cumpliera los dos del descuento.

El mismo resultado resolvió la cita entre el Bolton y Aston Villa en casa del primero. Los locales, que no llegaron a contar con el español Rodrigo Moreno ni con su ex compañero del Real Madrid Marcos Alonso, remontaron a una ventaja inicial gracias a los goles de Cahill y el desenlace final de Klasnic.

Por su parte, el Everton ganó al Newcastle del español José Enrique y del argentino Jonas Gutiérrez por 1-2 en un duelo con presencia absoluta entre los visitante de Mikel Arteta.

También en Londres, el West Ham se coronó con un contundente triunfo (3-0) ante el Stoke con goles del delantero francés Demba Ba, del defensor portugués Manuel Da Costa y del alemán Thomas Hitzlsperger, que permitieron al equipo salir a flote y situarse por encima del terreno de descenso, al que cayó esta tarde el Birmingham.

El campeón de la Copa de la Liga recibió una lección del West Bromwich Albion pocas horas antes, al perder ante ese rival por 1-3 en una cita en la que el ex delantero del Valencia Nikola Zigic permaneció en el banquillo.

A dos puntos del descenso, aunque con un partido pendiente, el equipo que derrocó el domingo pasado al Arsenal en la final de la "Carling Cup" tendrá que empezar enderezar el rumbo en la Liga a partir de su próximo enfrentamiento, el miércoles ante el Everton.

En el plantel adversario, la llegada del técnico Roy Hodgson tras su destitución del Liverpool en enero parece estar dando resultado.

La jornada de Liga continúa este domingo con el Liverpool-Manchester United y el Wolverhampton-Tottenham, antes de concluir el lunes con el envite Blackpool-Chelsea.

Temas relacionados: