Abril 11, 2011

Carroll dejó ver todo su poder anotador en la victoria de Liverpool sobre el City

Carroll llegó a Anfield en enero como la gran apuesta del Liverpool para suplir la venta de Torres al Chelsea y, hasta este lunes, no había respondido con goles a las expectativas.

Sin embargo, ante el City fue decisivo y permite que el equipo de Kenny Dalglish mantenga con comodidad la sexta plaza que le asegura un cupo en Europa.

A Roberto Mancini, al contrario, le salió mal le salió mal su apuesta. El técnico italiano reservó a David Silva durante casi una hora y al holandés Nigel de Jong, pensando en la semifinal de la Copa que jugará el sábado contra el Manchester United y prácticamente queda fuera de la carrera por la Liga.

En un partido marcado en sus prolegómenos por el recuerdo a la tragedia de Hillsborough, donde fallecieron 96 aficionados aplastados durante la disputa de la semifinal de Copa entre el Liverpool y el Nottingham Forest, el 15 de abril de 1989, el equipo de Dalglish fue muy superior.

Los ‘reds' comenzaron imparables, veloces y pusieron desde los primeros minutos contra las cuerdas al City. Ya en el 7, el uruguayo Luis Suárez amenazó al conjunto de Roberto Mancini, pero su disparo fue desviado por el meta Joe Hart al poste.

La superioridad del Liverpool quedó reflejada de nuevo antes de cumplirse el primer cuarto de hora cuando Andy Carroll se quedó con un rebote y disparó, casi a ras de suelo y con el pie izquierdo, a puerta, sin tiempo a que reaccionase Hart.

Los problemas se le acumularon al City, que instantes después perdió por lesión a su capitán, Carlos Tévez, con un problema muscular que podría impedir al argentino disputar la semifinal de la Copa de Inglaterra, el sábado, ante el Manchester United.

Mientras la mala fortuna acechaba al City, los discípulos de Kenny Dalglish seguían creciendo en el campo, con el holandés Dirk Kuyt como segundo goleador de la noche.

En el minuto 34 éste puso el segundo en el marcador del Liverpool y un minuto después Carroll firmó el tercero, segundo de la noche para él, y ampliaba su ventaja.

Todo lo hicieron en la primera parte y dejaron así resuelto el marcador para una segunda mitad sin emociones en la que el City ni siquiera supo acortar distancias, pese a la entrada en el campo de Silva (m.59). De hecho, Pepe Reina fue un espectador más hasta el minuto 82, cuando Yaya Touré disparó con cierto peligro.