Diciembre 20, 2008

Mundial de Clubes, un asunto de Europa y Suramérica

Tanto los de sir Alex Ferguson como los ecuatorianos ganaron su pase a la final con solvencia, en el primer caso con una goleada contra los japoneses del Gamba Osaka y en el segundo con una victoria inapelable ante el Pachuca mexicano.

Pero el peso de la historia, el de los cracks y el de los millones otorgan la vitola de favorito al Manchester, que quiere llevar a sus vitrinas un torneo que la última vez que fue conquistado por los "diablos rojos", en 1999, se llamaba Copa Intercontinental.

Sin embargo, el entrenador de Liga de Quito, Edgardo Bauza, ya confirmó que este partido es el "más importante" de su vida, por lo que sus jugadores lucharán "cada balón".

"Es un partido de fútbol, son 90 minutos y la superioridad y la lógica a veces se rompen. No somos los favoritos, pero los jugadores me ha demostrado mucha valentía e indudablemente cuando acabe el partido voy a mirar a mis jugadores muy orgulloso", apuntó.

Nada más dar cuenta del Pachuca, Bauza ya avisó de que si su equipo se caracteriza por algo es por no contentarse con segundos puestos.

Lo han demostrado en varias ocasiones, como en la victoria en la Copa Libertadores que les valió el pasaporte para Japón.

Eso sí, el domingo se encontrarán delante un equipo como ninguno con el que se haya enfrentado todavía.

Los ingleses sacarán todo su arsenal al terreno de juego, todas sus armas, incluida la más formidable, el recién nombrado Balón de Oro, Cristiano Ronaldo.

También estarán Tévez, Giggs y quizá Rooney, al que Ferguson reservó para la segunda parte en la semifinal contra los japoneses.

Los ecuatorianos tendrán en cuenta a buen seguro que el delantero inglés metió dos goles en la escasa media hora en la que estuvo en el campo.

Para Bauza el Manchester tiene "atributos e individualidades muy ricas".

Pero eso no influirá en su estilo de juego.

Sus jugadores han ganado "muchos partidos" y perdido "algunos", pero lo que es seguro es que van a "seguir jugando igual".

Los mexicanos de Pachuca, que disputarán el partido del tercer y cuarto puesto contra los japoneses del Gamba Osaka, tratarán de contagiarse de la ilusión que derrochan Bauza y sus jugadores.

Los mexicanos podrían emular a sus compatriotas del Necaxa, que ya quedaron terceros en el campeonato en este 2000.

Pero la oportunidad y la responsabilidad histórica para el fútbol latinoamericano y el ecuatoriano descansa sobre los hombros del Liga de Quito, un combinado salido de la nada que tiene la oportunidad de coronarse como el mejor equipo de fútbol del mundo de 2008.

Porque en caso de ganar, el Manchester se haría con su tercer trofeo de la temporada, un gran logro para el fútbol inglés, pero con precedentes.

Pero si fuera Liga de Quito el equipo vencedor, pondría a Ecuador por primera vez en la cima del fútbol mundial.

Tokio (Japón)