Mayo 7, 2009

Doce heridos dejaron enfrentamientos entre hinchas de América y Cali

Entre los lesionados más graves se encuentra un joven de 16 años, que se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Universitario del Valle, luego de recibir una grave herida con arma blanca en su espalda.

La directora del centro médico, María Lucero Urriago, dio a conocer el estado del menor de edad. "Su pulmón tiene sangre y digamos que la caja torácica tiene sangre, por lo que hay que sacarla. Se le va a colocar un tubo en el tórax para que pueda drenar".

Sobre el estado de los demás pacientes, Urriago dijo que "presentan heridas muy leves, por golpes. Unos se remitieron al nivel dos y los otros ya están en sus respectivas casas".

La riña entre fanáticos se inició luego de que un hincha del Cali quiso hurtarle la bandera a un fanático del América.

El General Gustavo Adolfo Ricaurte, Comandante de la Policía de Cali, aseguró que el joven causante de los disturbios, capturado posteriormente, "fue inducido a quitarles los trapos a la barra del equipo contrario, porque le ofrecieron un pasaje de ida y regreso a un partido de la Copa Suramericana".

Por su parte, el Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, anunció grandes medidas para evitar que se repitan los actos de violencia en la ciudad vallecaucana.

"A todo aquel que venga al estadio a drogarse y a hacer actos vandálicos, les comenzamos a cerrar la puerta. Si siguen estas circunstancias quizás el cierre sea de por vida".

Además, Ospina manifestó que "no se permitirá el ingreso de barras bravas, ni a la tribuna norte ni a la tribuna sur. Tenemos un mes (mayo) para que todas estas personas se carneticen a través de la Secretaría de Gobierno y la Policía Nacional".

Para el Presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), Ramón Jesurúm, lo ocurrido en el escenario deportivo requiere de la pronta implantación de un sistema judicial más fuerte, que permita castigar con severidad a los responsables de los actos vandálicos.

"No tenemos herramientas judiciales. El país no las tiene. La Policía cumple su labor, la Policía los castiga y a la hora hay que soltarlos. Eso no puede ser, eso no puede seguir existiendo en este país. No podemos esperar a que haya una tragedia grande para actuar. Es hora de judicializar en forma severa y ejemplar a estos vándalos".

Sobre la posibilidad de inhabilitar la entrada de público a los eventos deportivos, Jesurúm manifestó su desacuerdo.

"Por qué vamos a cerrar un estadio y a prohibirle a la mayoría de la gente que sí va realmente con buen propósito al escenario, que va contenta, que va con su familia a ver lo que más le gusta que es el fútbol y a privarlos de todo eso por culpa de tres facinerosos disfrazados con camisetas de fútbol. Tenemos que erradicar a los violentos del fútbol", puntualizó el dirigente.

En las próximas horas se espera que la comisión extraordinaria de la Dimayor anuncie sanciones.