Julio 6, 2009

También hay campeones en Bolivia y Paraguay

En Bolivia, se consagro el Bolívar, que con el título se apuntó en la Copa Libertadores de 2010.

El equipo consiguió el campeonato Apertura, al vencer por 1-2 al Real Mamoré de Trinidad, con goles del brasileño Charles da Silva y el uruguayo William Ferreira, este último de penalti.

Ferreira se convirtió, con 16 goles, en el máximo anotador del torneo.

Bolívar, dirigido por el argentino-boliviano Gustavo Quinteros, consiguió su decimosexto trofeo liguero en la ciudad amazónica de Trinidad y en la última jornada un torneo Apertura muy disputado.

El conjunto 'celeste' logró el gol del triunfo y el título en tiempo de descuento y literalmente le arrebató el campeonato al Real Potosí, que alcanzó a celebrar por anticipado cuando el partido en Trinidad estaba empatado 1-1, tras el gol del Real Mamoré anotado por Richard Uriona.

Los potosinos, los más inmediatos perseguidores del Bolívar, cumplieron en Cochabamba al vencer por 1-4 al Aurora, pero finalmente fueron superados por el equipo 'celeste'.

Por su parte, en Paraguay, Cerro Porteño obtuvo su título número 28, bajo la conducción del argentino Pedro Troglio.

El Cerro se impuso de visitante en la última fecha al 12 de Octubre con el solitario gol de Jorge Brítez (m.39), capitán de equipo, en un encuentro disputado en el estadio Defensores del Chaco, en Asunción, el mayor recinto deportivo del país.

Con su triunfo, el cuadro azulgrana dejó sin posibilidades de pelear el título a su escolta el Libertad, que pese a obtener la paridad (0-0) con Tacuary, dependía de un empate del líder para definir en un nuevo encuentro el campeonato, en el cual el Cerro obtuvo 46 puntos, cuatro unidades más que el segundo en la clasificación.

El estratega del Cerro, uno de los clubes más populares de Paraguay, había aseverado antes del encuentro que su equipo no se merecía ser campeón si no se imponía al 12 de Octubre, que permaneció anclado en la zona baja de la clasificación en el torneo del primer semestre de año.

El equipo de Troglio se había quedado el domingo pasado con las ganas de celebrar en su estadio Pablo Rojas, más conocido como 'La Olla', la consagración luego de que el Libertad, del también argentino Javier Torrente, lo goleara por 0 a 3, cuando solamente dependía de la paridad para dar la vuelta olímpica ante su público.

El partido del Cerro estuvo marcado por la ausencia de sus dos principales barras bravas debido a una suspensión que les imposibilita ingresar a los partidos de liga hasta fin de año por hechos violentos cometidos.