Julio 24, 2009

No lo quieren dejar jugar y por eso se va el niño futbolista de Bolivia

El técnico Julio César Baldivieso dijo al canal Bolivisión que dejan la plantilla porque la gerencia del equipo le trató de imponer que elija entre seguir su carrera como técnico o apoyar a su hijo, quien el domingo pasado, aún con 12 años, debutó en la primera división.

"Ha preferido ponerme de acuerdo con ellos y dejar la institución. Seguramente a muchos dirigentes les ha calado profundo el debut de mi hijo, porque ellos tal vez tienen fracasos en su vida personal o en sus hijos", dijo el entrenador.

"Tiene que saber el país y el mundo que en Bolivia se le corta los pies a los talentosos, a los jóvenes, por pensar seguramente en extranjeros", agregó Julio César Baldivieso.

El debut de Mauricio, que el miércoles de esta semana cumplió 13 años, causó un revuelo al tratarse según la prensa deportiva de un récord internacional.

El muchacho jugó el domingo pasado solo diez minutos y vistió la camisa número diez, en el partido que Aurora perdió 0-1 en la visita a La Paz FC, en el estadio paceño Hernando Siles, situado a 3.600 metros sobre el nivel del mar.

"Mauricio no va a seguir en un equipo donde no le quieren dar oportunidad a la gente que tiene talento, pero tienen que saber ustedes que esta es una venganza hacia mí y mi hijo", apuntó Julio César Baldivieso.

El entrenador se hizo cargo del Aurora, un equipo modesto de la ciudad de Cochabamba, en abril del 2008 y lo llevó a su primera clasificación a la Copa Libertadores de América, si bien no tuvo éxito en el torneo jugado este año.