Julio 31, 2009

Juventus venció a Real Madrid y clasificó a la final de la Copa de La Paz

El conjunto madridista puso voluntad al inicio del duelo, pero le faltó acierto y continuidad ante un rival que evidenció estar más rodado.

Era algo más que un partido amistoso de pretemporada, aunque aún, sobre todo para los madridistas, llegaba algo pronto, pero la entidad de los contendientes, dos históricos del fútbol europeo, y la posibilidad de jugar el domingo la final de este torneo bien valió el esfuerzo de ambos equipos.

De salida fue el conjunto italiano el que más gusto le cogió al juego y también el que más intensidad puso, además de contar con la fortuna de que el central ex madridista Fabio Cannavaro se encontró con un balón tras el saque de una falta y remató a gol ante el despiste del meta polaco Jerzy Dudek.

Se habían jugado tres minutos y el equipo que entrena Ciro Ferrara se puso con un 0-1 que poco después bien pudo incrementarse, tras sendas acciones de Amauri y Del Piero.

El Real Madrid flaqueó en defensa, y en ataque estuvo bien atado pese a las ganas de agradar del portugués Cristiano Ronaldo.

Guti, el alemán Metzelder y Raúl estuvieron cerca de batir a Buffon y devolver las tablas al marcador antes de que se cumpliera la media hora, pero el tanto no llegó y eso hizo que la escuadra 'bianconera' intentara recuperar el sitio y sorprender en algún contragolpe, como una que no aprovechó Amauri ante Dudek.

El cerrojo que impuso 'La Vecchia Signora' en el centro del campo, en algunos lances con mucha contundencia, impidió que Guti y el francés Lass Diarra pudieran surtir de balones a Cristiano Ronaldo, el galo Karim Benzema y a Raúl González, pero fue el delantero madrileño el que se encargo con habilidad de sacarle un penalti a Chiellini, que transformó Cristino Ronaldo a los 40 minutos.

En la reanudación la historia se repitió porque a las primeras de cambio la 'Juve' volvió a adelantarse en el marcador, en otra jugada a balón parado y otra vez de cabeza, en esta ocasión con remate de Salihamidzic.
El conjunto español afrontó la última parte del partido con Negredo y el argentino Higuaín como puntas en sustitución de Raúl y Benzema, en un intento de encontrar algo más de frescura, pero para entonces el equipo turinés se mostró más entero y formado que el adversario y defendió con sentido su ventaja.

Aston Villa dio la sorpresa

En los primeros minutos el Porto tomó la iniciativa. Había bastante en juego, además de dinero, 500.000 euros más por pasar a la final, prestigio.

Una palabra que en esto del fútbol es fundamental para que te respeten. El delantero Falcao, en una jugada personal, pudo desnivelar el marcador, pero su lanzamiento cruzado se fue fuera.

El Aston Villa no se había acercado a la portería contraria y la primera vez que lo hizo, a excepción de un tiro de Young, marcó un bonito gol. El lateral derecho Albrighton centró y el punta Heskey aprovechó para marcar el primer tanto en el minuto 14.

El conjunto inglés buscaba la final ante un Porto demasiado contemplativo, con poca garra y pensando más en su campeonato que en este torneo.

Un córner lanzado por la derecha es mal despejado por la defensa del equipo luso y Sidwell en el área pequeña resuelve el regalo contrario. Era el minuto 37 y todo encauzado para la segunda parte.

El técnico del Porto, Jesualdo Ferreira, quería más poder ofensivo y tras el descanso salió el delantero brasileño Hule, una de las estrellas del equipo portugués, que cambió algo el decorado arriba, con sus internadas y su fuerza para irse por velocidad del contrario, aunque sin excesivo acierto.

El partido transcurría plácidamente para el Aston Villa, incluso con uno menos por la expulsión que sufrió Heskey, por una agresión en el minuto 68, que pudo significar el tercer gol, aunque Young no acertó con un jugador contrario tendido en el césped, lo que originó un pelea entre ambos equipos.

Sólo Hulk imprimía carácter en el Porto. Un lanzamiento suyo desde veinte metros hizo intervenir al guardameta Guzan. El Aston Villa contraatacó con un cabezazo al larguero de Clark a la salida de un saque de esquina.

El equipo portugués con superioridad numérica apretaba y Rodríguez, tuvo la posibilidad de acortar diferencias pero su disparo a dos metros del guardameta Guzan, fue repelido por éste.

El Porto no quería irse de vacío de Málaga y un penalti de Reo-Coker, lo transformó Hulk en el 2-1, en el minuto 90. Al equipo luso no le dio tiempo a empatar y el Aston Villa jugará la final.

Temas relacionados: