Agosto 28, 2009

Barcelona venció 1-0 a Shakhtar y se quedó con la Supercopa de Europa

No pudo el Barcelona brillar con su mejor fútbol en el estadio Louis II de Mónaco, ante un rival sólido y robusto, el Shakhtar Donetsk ucranio.

Estuvo a punto de morir ahogado por la pizarra del técnico del Shakhtar, Mircea Lucescu, pero se resistió para liberarse a lo grande, cuando el partido se perfilaba hacia los penaltis, con un gol de un chico de la casa que recordó a la explosión de alegría de Andrés Iniesta en Londres.

Así es este Barça, capaz de ganar con holgura o con sufrimiento, siempre buen competidor y normalmente victorioso. De ello puede presumir su técnico Pep Guardiola, que ha ganado todos los títulos en juego desde que accedió al cargo.

Aunque llegó a Mónaco como favorito, después de ser premiado por la UEFA con todos los honores individuales, al Barça le costó un mundo ganar su quinto título.

Para completar su colección, Barça tuvo que apurar hasta la prórroga, al estilo de la final de Wembley.

La corona fue para el Barça y los honores para Pedro, antes Pedrito, un discreto joven canario que salió desde el banquillo para anotar el gol decisivo tras combinar con Lionel Messi en el área rival.

El césped, un descampado parcheado, no ayudó al Barça, obligado por las circunstancias a jugar un partido áspero y plomizo.

En la capital mundial del lujo, el equipo de Guardiola se encontró inmerso en un compromiso embarazoso ante un rival casi anónimo, alejado de las pasarelas, de orígenes mineros, muy bien plantado en el campo, organizado de manera casi militar por la pizarra de un viejo zorro, Mircea Lucescu.

Dispuesto siempre a competir, el Barcelona salió por la victoria desde el pittazo inicial, pero no había hueco por donde hacer circular el balón.

Los muchachos de Lucescu ahogaron el juego azulgrana hasta la extenuación.

El Shakhtar corrió, corrió y presionó. Apenas le quedó tiempo de jugar al fútbol ni fuerzas para conservar la pelota. En ataque ofreció lo que pudieron sus brasileños, Ilsinho y Willian en los volantes, casi desaparecidos Fernandinho y Luiz Adriano en la punta, todos sacrificados para un trabajo de contención, detener al Barça por encima de todo.

Sin ocasiones en la primera parte, sólo un disparo de media distancia de Henry, el Barça avanzó metros en la reanudación. Plantó su defensa en la línea divisoria y Xavi ganó terreno.

Entregado a un ejercicio de fe, el Barcelona vivió en el terreno del Shakhtar durante toda la segunda parte. Convirtió el partido en un monólogo. Apareció Messi, siempre presente, revoltoso, rodeado de rivales en tensión. Lo intentó el argentino flotando por todo el frente de ataque, permutando con Henry o Ibrahimovic, pero se estrelló de narices con la defensa del Shakhtar o con su portero, Pyatov, impecable en la noche monegasca.

Guardiola retiró a Ibahimovic a falta de diez minutos para el final. Sin suerte, el sueco abandonó el partido para dar entrada a la frescura de Pedro por la banda derecha. Había que darle otro aire al equipo, ofuscado por el paso del tiempo y el cero del marcador.

Demasiado tarde para evitar la prórroga, pero a tiempo para ganar el título. Pedro, en el momento adecuado y en el lugar preciso, encontró la única brecha del Shakhtar en todo el partido.

Dulcemente, con el interior del pie derecho, colocó el balón lejos del portero, pegado a un palo. Minutos después, el Barça levantó el título, como ya es costumbre, después de acabar el partido con ocho canteranos en el campo.

Ficha técnica:

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Touré (Sergio Busquets, min. 101), Xavi, Keita; Messi, Henry (Bojan, min. 97) e Ibrahimovic (Pedro, min. 79).

Shakhtar Donetsk: Pyatov; Srna, Kucher, Chygrynskiy, Rat; Gai (Kobin, min. 78), Hübschman, Ilsinho, Willian (Aghahowa, min. 93); Fernandinho (Jadson, min. 77) y Luiz Adriano.