Octubre 19, 2009

España y Portugal presentan su candidatura para los próximos mundiales

El secretario de Estado para el Deporte español, Jaime Lissavetzky, y el secretario de Estado de la Juventud y el Deporte de Portugal, Laurentino Dias, formarán parte de la comitiva que recibirá Blatter en la sede de la FIFA.

Además de la presentación oficial del proyecto para albergar el Mundial de 2018 o el de 2022, España y Portugal entregarán a Blatter una carta en la que se manifiesta la unidad de los pueblos español y portugués "y el magnífico servicio" que pueden dar al fútbol.

España, junto a Portugal, es una de las once candidaturas que trasladaron a la FIFA su deseo de organizar la Copa del Mundo de 2018 y/ó 2022, igual que el proyecto compartido de Holanda-Bélgica y los individuales de Australia, Estados Unidos, Inglaterra, Indonesia, Japón, México, Qatar, República de Corea y Rusia.

Entre los aspirantes hay cinco países que ya han sido sede de la Copa del Mundo en una ocasión, desde la primera edición de ésta en 1930 en Uruguay: España en 1982, Estados Unidos en 1994, Inglaterra en 1966, y Corea y Japón -de forma compartida- en 2002.

Sólo México lo organizó dos veces -1986 y 1970- privilegio que comparten Italia, 1990 y 1934, Francia, 1938 y 1998, y Alemania, 1974 y 2006.

Hasta ahora, diecinueve ciudades españolas, algunas con dos y tres estadios, presentaron su petición para ser sedes del futuro campeonato: La Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Elche, Gijón, Girona, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Salamanca, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo, Zaragoza y Badajoz.

La Federación Española, que en 1999 perdió la organización de la Eurocopa 2004 que ganó Portugal, decidió optar de la mano de su homóloga lusa a la Copa del Mundo después de una visita de directivos de clubes y territoriales en abril de 2008 a las sedes de la UEFA y la FIFA, cuyo presidente animó a España a pedir la organización de un mundial.

La FIFA, que elegirá las dos sedes en diciembre de 2010, aclaró al inicio del proceso que los países de la Confederación Africana (CAF) no podrán optar a 2018 junto a los de la CONMEBOL (Sudamérica), que tampoco podrán hacerlo para 2022 ante los próximos campeonatos en Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Lo que la FIFA dejó sin aclarar es si habrá preferencia o no por candidaturas individuales en vez de conjuntas -modelo elegido por la UEFA para la última y la próxima Eurocopa-, como dejó entrever el propio Joseph Blatter.

"En el momento que existan candidaturas en solitario con ciertas garantías de que puedan organizar, vamos a rechazar las dobles", dijo Blatter el 29 de enero en Asunción, donde asistió al 61 Congreso de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Estas palabras no echaron atrás a Holanda y Bélgica -países organizadores de la Eurocopa 2000 que ya se encontraron con Blatter-, ni a España y Portugal, cuyos directivos expondrán mañana las bonanzas de su proyecto, tal y como hizo también Rusia con la entrevista que su primer ministro, Vladímir Putin, mantuvo hace unos días con el presidente de FIFA.

Blatter, que destacó "las buenas posibilidades de Rusia" para acoger el Mundial y anteriormente habló de la "opción muy sólida de Inglaterra" durante una visita a Manchester, recibió recientemente una carta del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que éste respalda la iniciativa de su país y asegura que el fútbol es "el deporte del mundo".

 

Temas relacionados: