Octubre 23, 2009

Parreira volverá a ser técnico de la Selección de Suráfrica

El Comité de Dirección de la SAFA mantuvo este viernes una larga reunión para adoptar la decisión en el Aeropuerto Internacional "O.R.Tambo" de Johannesburgo, después de que el jueves Parreira confirmara su propio interés y el de los surafricanos en que volviese a entrenar a su selección.

Los dirigentes del fútbol surafricano han discrepado sobre el nombramiento del nuevo entrenador, según la radiotelevisión oficial SABC, que señaló este viernes que el presidente y el vicepresidente de la SAFA, Kirsten Nematandani y Mandla Mazibuko, podrían haber viajado a Brasil para alcanzar un acuerdo con Parreira.

La SABC indicó que, sin embargo, los tres asesores técnicos del organismo deportivo, Jomo Sono, Clive Barker y Gavin Hunt, consideraron que la selección debe estar a cargo de un entrenador surafricano.

Antes de tomar la decisión, la dirección de la SAFA informó esta misma semana al ministro de Deportes, Makhenkesi Stofile, y a la Comisión de Deportes del Parlamento de sus posturas.

Parreira ya estuvo como entrenador de los "Bafana-bafana" (Los Muchachos), como se conoce a la selección surafricana, hasta que tuvo que regresar a su país por motivos personales, y fue sustituido por Santana, que obtuvo unos pobres resultados en su año y medio al frente de Suráfrica.

A sus 66 años, Parreira emprende una nueva aventura internacional, de las que está llena su carrera, al hacerse cargo de una selección que, con Santana, ha perdido ocho de sus nueve últimos partidos, aunque está clasificada automáticamente para el Mundial de Sudáfrica 2010 como equipo anfitrión de la competición.

Tendrá ahora Parreira un plazo de siete meses y medio para poner a punto a los Bafana-bafana, antes del saque inicial de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010, que tendrá lugar en el estadio Soccer City de Johannesburgo el 11 de junio próximo.

A sus 66 años, Parreira enfrentará su sexto Mundial como técnico, ya que condujo a Kuwait al Mundial de 1982, a Emiratos Árabes Unidos al de 1990, fue campeón con Estados Unidos en 1994, dirigió a Arabia Saudí en el de 1998 y, de nuevo a su país en 2006, cuando se despidió amargamente en los cuartos de final, eliminado por la Francia de un brillante Zinedine Zidane.

También podría contarse una séptima participación en una Copa del Mundo, la de 1970, en la que participó con Brasil como asistente de Mario Jorge Lobo Zagallo.

También podría contarse una séptima participación en una Copa del Mundo, la de 1970, en el que participó con Brasil como asistente de Mario Jorge Lobo Zagallo.

Mientras Parreira llega a Suráfrica, se mantendrán al frente los entrenadores auxiliares de Santana, Jairo Leal y Pitso Mosimane, que se hicieron cargo provisionalmente de la selección.

Parreira se encontraba sin equipo tras haber sido destituido por la dirección del Fluminense carioca, que está a punto de caer a la segunda división brasileña.

En este juego de idas, vueltas y sustituciones, tras su fracaso en la aventura africana, Santana, según sus últimas declaraciones publicadas este viernes por la prensa brasileña, se ha ofrecido para "salvar" al Fluminense, uno de los clásicos del fútbol de su país.

Los desalentadores resultados de los ‘Bafana-bafana' desde el año pasado generaron un clamor público en el que gran número de aficionados y medios de prensa pidieron la destitución de Santana, especialmente después de que este mismo mes perdieran sendos encuentros con Noruega e Islandia.

El pasado lunes, la polémica concluyó con la decisión de la SAFA de destituir a Santana, que en esta ocasión no hizo honor a su fama de "salva equipos" que le precedía, como maestro en el arte de motivar escuadras en crisis y levantar jugadores desahuciados.

Pese a que Parreira recomendó a Santana, la prensa sudafricana no vio el año pasado con buenos ojos la sustitución, ya que nunca había entrenado una selección, pero la SAFA destacó que dirigía a uno de los equipos más importantes del mundo, el brasileño Flamengo.

Ahora Parreira, al que algunos comentaristas deportivos surafricanos consideran "el mejor candidato" y la "opción lógica" para Suráfrica, tendrá que cohesionar un equipo que ya conoce y que se ha quedado sin rumbo frente a su responsabilidad de hacer un papel digno como anfitrión de la Copa del Mundo 2010.