Noviembre 18, 2009

Santa Fe se dio un gran sorbo de gloria en la Copa Colombia

Los nariñenses, que se habían impuesto en el partido de ida por idéntico marcador, comenzaron ganando en el estadio ‘El Campín' al minuto 44 a través de James Castro.

Santa Fe logró remontar el resultado y forzar a la tanda desde los 11 metros con anotaciones del argentino Omar Pérez (minutos 54 y 88).

Tuvieron que pasar 34 años para que el equipo 'rojo' volviera a celebrar un título. El anterior grito de júbilo ‘cardenal' se había dado en 1975 con la obtención de la sexta estrella en el máximo torneo del fútbol colombiano (hoy conocido como Copa Mustang).

Pero no todo el tiempo fue alegría para los cerca de 42.000 hinchas santafereños que se dieron cita en el escenario deportivo.

En la primera mitad las cosas no le salieron para nada bien al equipo local, que se vio superado de principio a fin por la representación nariñense.

Los dirigidos por Jorge Luis Bernal, heridos en lo más profundo de su ser por la pérdida de la categoría en la Copa Mustang, tuvieron las mejores oportunidades de anotar y liquidar de una vez por todas la serie a su favor. Sin embargo, James Castro y Jimmy Asprilla, en dos oportunidades, fallaron frente al arco de Agustín Julio.

Pero como reza el adagio popular ‘tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe', Pasto encontró el premio a su vocación ofensiva a través de James Castro, que tomó un rebote en el área dejado por el guardameta Julio para ‘fusilarlo' y decretar el 0-1.

Para terminar de completar la pesadilla ‘cardenal' de los 45 minutos de arranque, el chileno y figura del equipo Julio Gutiérrez vio la tarjeta roja (doble amarilla) luego de protestarle al árbitro Francisco Peñuela.

Con el ‘agua hasta el cuello', Santa Fe salió para la etapa complementaria dispuesto a empatar la serie o salir goleado ante su propia afición.

El técnico Germán ‘Basílico' González envió al campo desde el pitazo de inicio a su ‘ángel guardián' Omar Pérez, en reemplazo de Cristian Nazarit.

Con el buen manejo que el argentino le dio a la esférica, Santa Fe ganó en profundidad y se empezó a acercar sobre predios de Julián Mesa.

El empate se ‘cocinaba' lentamente. El público recobrara su ‘santa fe' en el conjunto bogotano, que llegó a la igualdad con remate arriba de pierna derecha por parte de Pérez.

Tras el empate, ‘El Campín' pareció caerse. El piso se movía de lado a lado, al ritmo de los cánticos de la hinchada santafereña.

El coro "vamos león, vamos león" hacía que los ‘rojos' sacaran todo su empuje, mientras Pasto intentaba contragolpear y enmudecer nuevamente el escenario de la calle 53.

A los de Bogotá les hacía falta un gol más para por lo menos forzar los tiros penaltis y este parecía estar lejano. Sin embargo, cuando el reloj señalaba el minuto 63, el jugador visitante Luis Eduardo Villarreal vio la cartulina roja, lo que emparejó a diez el número de futbolistas por bando (63 minutos).

Pero para ponerle más dramatismo a la noche capitalina, y cuando parecía despejarse un poco el panorama para que el ‘león' alcanzara la igualdad, diez minutos más tarde el árbitro Peñuela expulsó al defensor Ricardo Villarraga. Santa Fe, nuevamente, se quedaba en inferioridad numérica.

Pero el destino le tenía preparada una grata sorpresa a la ávida de triunfo fanaticada santafereña, que vio cómo al minuto 87, cuando Pasto parecía tener perfectamente controlado el juego, Hugo Pablo Centurión sujetó en su área a Carlos Valdés y le cometió falta. Peñuela, sin dudarlo, sancionó la pena máxima.

Pérez, con toda la responsabilidad sobre sus hombros de prolongar la serie, y con la frialdad que lo caracteriza, ejecutó al centro del arco de Mesa para poner el definitivo 2-1.

El sucesor de La Equidad, campeón del torneo en el año 2008, debió definirse por penaltis. Y si en los 90 minutos el dramatismo fue extremo, los cobros desde el punto blanco no serían, lógicamente, la excepción.

Se tuvieron que ejecutar 18 remates para que Santa Fe pudiera correr a abrazar a su héroe Julio, que se quedó con el último disparo de Óscar Altamirano y armó la fiesta en ‘El Campín'.

Santa Fe volvió a alcanzar la gloria, esa bella sensación que muchas generaciones no conocían.

Salud, ¡campeón!

Juan Carlos Calderón Medina

[email protected]

Temas relacionados: