Noviembre 23, 2009

Vuelve la polémica en Europa tras posibles partidos arreglados por la mafia

En Turquía está bajo sospecha el partido jugado entre el Ankaraspor y el Bursaspor el 4 de abril del 2009, en el que se impuso Bursaspor por 2-0.

Se cree que los jugadores fueron sobornados para que manipularan el partido de manera que Ankaraspor perdiera por dos goles de diferencia. La mafia de apostadores habría logrado una ganancia de 18.500 euros con la manipulación.

En Croacia está bajo sospecha el duelo disputado entre el NK Zadar y el Hadjuk Split el 26 de abril de 2009. Jugadores del Zadar habrían recibido 30.000 euros para que su equipo perdiera por una diferencia alta y el partido terminó 3-0 a favor del Split.

No obstante, la apuesta de 70.000 euros se hizo en combinación con otros partidos que no tuvieron el resultado esperado por la mafia de apostadores que tuvieron que dar por perdido ese dinero.

El "Süddeutsche Zeitung" asegura que detrás del escándalo hay dos personajes claves. Uno es el croata Ante Sapina, que ya fue uno de los protagonistas de otro escándalo ocurrido hace cuatro años que terminó llevando a la cárcel al ex árbitro Robert Hoyzer por manipular partidos a cambio de sobornos.

EL otro es un turco al que se identifica como Deniz C., residente en la región del Ruhr.

Según la fiscalía de Bochum, cerca de 200 partidos, entre ellos 12 de la Liga Europa y 3 de la Liga de Campeones, están afectados por el nuevo escándalo de manipulación.

Los países afectados serían Bélgica, Suiza, Croacia, Eslovaquia, Turquía, Bosnia y Austria.

Las investigaciones, dirigidas por la fiscalía de Bochum, fueron respaldadas por la UEFA que estuvo desde junio pasado en contacto permanente con los investigadores.

En Alemania están bajo sospecha de manipulación un total de 32 partidos y la máxima categoría involucrada es la segunda división con 4 compromisos bajo la lupa.

El "Süddeutsche Zeitung" identifica dos de los cuatro compromisos presuntamente manipulados de la segunda división alemana que serían los disputados entre Nuremberg y el Osnabrück, el 17 de abril de 2009, y entre el Augsburgo y el Osnabrück, el 13 de mayo del mismo año.

Los partidos del Osnabrück, que descendió a tercera división en la temporada pasada, son mencionados insistentemente por diversos medios de comunicación e incluso se habían mencionado nombres de jugadores presuntamente bajo sospecha -Thomas Reichenberger, Thomas Cichon y Marcel Schuon- que rechazaron las acusaciones.

Algunos medios hablaron también de una orden de detención contra Reichenberger quien, sin embargo, no ha sido detenido y, al igual que los otros dos jugadores, rechazaron toda vinculación con el escándalo.

Temas relacionados: