Diciembre 3, 2009

Estados Unidos, líder de la Concacaf, estará por sexta vez consecutiva en un Mundial

Su presencia en la Copa del Mundo del próximo año se da después de haber ganado el torneo hexagonal de la Concacaf al conseguir 20 puntos (6-2-2) y superar por uno a México (19), que fue segundo y a Honduras (16), tercero, que también se clasificó.

El máximo responsable del nuevo viaje a un Mundial, fue el estratega nacional Bradley, gran conocedor del fútbol estadounidense y que trabaja desde el 2006 junto al combinado americano.

Su filosofía de trabajar con los jóvenes valores y los veteranos que militan en el fútbol extranjero le dio el resultado que buscaba y con esos mismos jugadores espera superar la primera ronda del torneo, algo que no logró en el pasado Mundial de Alemania 2006.

Desde que llegó, en diciembre del 2006, al cargo de seleccionador nacional, Bradley ha sido un gran revulsivo para el equipo y, además, abrió un proceso de renovación del proyecto anterior con la incorporación constante de jóvenes valores que le han permitido tener marca ganadora de 34 triunfos, 15 derrotas y seis empates.

Bradley trabaja con una mezcla perfecta de las estrellas del equipo que militan en Europa, como es el caso de su propio hijo Michael (Borussia Mönchengladbach), de 22 años, y los que destacan en la liga estadounidense (MLS), pero que son desconocidos para el fútbol internacional.

Estados Unidos no tiene a una gran estrella, pero sí talento y un estilo de juego definido, en el que impera la disciplina en el campo, la lucha constante y estar en posesión del balón el mayor tiempo posible.

Sin embargo, el equipo ha alcanzado un buen equilibrio en todas sus posiciones con jugadores como el arquero Tim Howard (Everton); los defensas Carlos Bocanegra (Rennes), capitán del equipo, y Chad Marshall (Columbus-Crew), que sustituirá al lesionado Oguchi Onyewu (Milán), una baja sensible, junto al delantero Charlie Davies.

Junto a los jóvenes valores, Bradley también confía en profesionales veteranos como Pablo Mastroeni (Colorado Rapids) y los mundialista del 2006, DaMarcus Beasley (Rangers) y Clint Dempsey (Fulham), otro de los fijos del seleccionador.

Una vez más, en el ataque, los hombres claves serán el máximo goleador en la historia del equipo, Landon Donovan (Los Ángeles Galaxy) y el hawaiano Brian Ching (Houston Dynamo), junto a Jozy Altidore, de 20 años, que milita en el Hull City, inglés.

Con todos ellos, Bradley buscará superar lo conseguido en el Mundial de Corea y Japón 2002 cuando llegaron a los cuartos de final, que fue su segunda mejor actuación desde que en 1930 logró el tercer puesto.

Posible alineación:

Tim Howard; Carlos Bocanegra, Jonathan Spector (West Ham United), Steve Cherundolo (Hannover 96), Chad Marshall; Clint Dempsey, Michael Bradley, Benny Feilhaber (AGF, danés), Stuart Holden; Brian Ching y Landon Donovan.

Temas relacionados: