Diciembre 28, 2009

Homenaje al Barcelona, el equipo que deslumbró al mundo

La primera alegría para los españoles llegó el 13 de mayo al disputar la final de la Copa del Rey frente al Athletic. El Barça, de la mano de Lionel Messi, Touré Yaya, Bojan Krki? y Xavi Hernández, superó 4-1 a su rival, que descontó por medio de Gaizka Toquero.

Días después, se aseguró el título de la Liga Española. En los 38 juegos disputados, consiguió 87 puntos, mientras que su archirrival Real Madrid, al que se dio el lujo de golear 2-6 en el Santiago Bernabéu, terminó con 78 unidades. De esta manera, el cuadro culé celebró el título número 19 de su historia.

Luego de estas glorias locales, el onceno de Guardiola quiso buscar éxito internacional, y tras un agónico gol de Andrés Iniesta frente al Chelsea en semifinales de la Liga de Campeones, los españoles fueron a Roma para quedarse con la ‘orejona' contra el campeón defensor, Manchester United.

No solo fue una revancha para el ‘Barça', que había sido eliminado por los ‘diablos rojos' en semifinales de la temporada 2007-2008, sino que se revivía el duelo entre los dos mejores futbolistas del planeta, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

El 27 de mayo, Barcelona lloró de alegría. Con tantos de Samuel Eto'o y Lionel Messi, ganó la Champions por tercera vez en su historia. Antes lo había hecho contra Sampdoria (1991-1992) y frente al Arsenal (2005-2006).

Así finalizaba la primera parte del año para los españoles. Con el reconocimiento de todo el mundo a un equipo que mostraba a pilares de la talla de Víctor Valdés en el arco; al gladiador Carles Puyol en la defensa; a Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Lionel Messi en un medio espectacular y un par de feroces delanteros como Eto'o y Thierry Henry.

La segunda mitad del 2009 trajo mucho más suceso. El 23 de agosto, Barcelona abrazó la Supercopa de España al golear 3-0 al Athletic de Bilbao. Messi, en dos ocasiones, y Bojan sentenciaron el partido de vuelta en el Camp Nou (en la ida los blaugranas ganaron 1-2, con anotaciones de Xavi y Pedro Rodríguez, un canterano que se comenzaba a ganar un puesto en el once de Guardiola).

Ese fue el cuarto título en línea para los catalanes y sirvió, de paso, para el estreno de su nueva figura, el sueco Zlatan Ibrahimovic, que llegó al club tras el paso del camerunés Eto'o al Inter italiano.

La Supercopa de Europa constituyó el pentacampeonato y la consolidación de Pedro Rodríguez, el único jugador en anotar al menos un gol en las seis competiciones oficiales de clubes durante una misma temporada. Al minuto 115 de la prórroga, el 28 de agosto, logró el único tanto del encuentro frente al Shakthar Donetsk, campeón de la Copa Uefa.

Con semejante precedente, apareció el Mundial de Clubes y la final ante Estudiantes de La Plata, campeón de la Copa Libertadores.

Barcelona comenzó mal y los argentinos abrieron el marcador con gol de Mauro Boselli. Sin embargo, nada logró opacar la grandeza de este equipo y, otra vez, Pedro Rodríguez emergió como figura con un tanto agónico que obligó al tiempo extra.

Después, Messi consiguió el 2-1 final con un gol, léase bien, firmado con el pecho y el escudo de su camiseta. Sello imborrable, hecho con el corazón, para obtener el último de seis títulos en una era literalmente histórica y muy difícil, casi imposible, de repetir.

Por:
Julián Arturo Suárez Viatela

 

Temas relacionados: