Enero 13, 2010

Camerún cayó en su debut en la Copa Africana de Naciones

Sí concretó Kaméni, una sola vez después de una internada de Daniel Cousin, delantero del Hull City; suficiente para que la selección gabonesa condenara a Camerún, bicampeona y aspirante, a caminar sobre el alambre en el grupo D, al igual que muchas otras de las favoritas.

Tras la jornada de este miércoles, la cuarta, todos los equipos debutaron excepto Ghana, a quien se le concedió una victoria por 3-0 tras la retirada de Togo, y de momento ninguna de las selecciones mundialistas, Argelia, Costa de Marfil, Nigeria y Camerún, consiguieron ganar.

El gol que condenó a Camerún, el de Cousin, fue un buen gol, nacido de un centro desde la banda derecha que cayó a los pies de Raguy Meye, quien, sutil, cedió un pase corto y al hueco en el balcón del área y entre los dos centrales que el capitán no desaprovechó.

De Gabón poco más se vio en el Estadio Alto da Chela, en Lubando, salvo que es capaz de levantar ante su portería un muro con las suficientes grietas para convertir a su portero en el hombre del partido, en el jugador que más veces figuró.

Como los púgiles de alto tonelaje cuando reciben un gancho en la mandíbula, Camerún se tambaleó tras el tanto, pero enseguida reaccionó y se lanzó hacia la meta de Gabón.

Cuenta Paul Le Guen con un equipo muy aseado, formado por hombres que se codean en las grandes ligas, como Song, del Arsenal, o Makoun, del Lyon, gente que hace circular la pelota rápido y al pie, que sabe cómo encontrar rendijas entre tanta pierna fuerte.

Y las ocasiones se sucedieron: las tuvo el ex barcelonista Eto'o, que no estuvo en su tarde, como tampoco Webo, el delantero del Mallorca, quien dispuso de dos cabezazos francos que se estrellaron en el guante de Ovono.

Camerún lo probó todo: el disparo lejano, las pareces en la frontal, los saques de esquina en corto o directos al área pequeña, incluso en contraataque cuando Gabón se aventuraba a salir de la cueva. Todo fue inútil.

Gabón acabó convirtiendo cada roce en un drama y cada empujón en un agravio. Sus jugadores se retorcían de dolor tras cada entrada, el reloj avanzaba y Camerún perdía los nervios. El partido, claro, acabó convertido en una guerra de guerrillas en la que Gabón, a favor del viento, se sentía mucho más cómoda que los leones de Le Guen.

La celebración de los jugadores de Gabón cuando el árbitro pitó el final es la mejor muestra del significado de su victoria, las caras de los de Camerún cuando enfilaron el vestuario, del de su derrota.

Tendrá que hilar muy fino el equipo de Eto'o contra Túnez y Zambia, los otros componentes del grupo D, si no quiere convertir la sorpresa de este miércoles en una tragedia.

Por su parte, Túnez y Zambia empataron a uno en el segundo partido de la zona, donde ambos equipos mostraron maneras que pueden comprometer la clasificación de Camerún.

Jacob Mulenga abrió el marcador en el minuto 19 de la primera parte para adelantar a Zambia, mientras que Zauhaier Dhaouadhi puso el empate a cinco minutos del descanso, lo que supone el primer punto de Túnez, finalista en 1996 y campeona en 2004, el año que ofició de anfitriona.

Resultados de la jornada:

Camerún 0 - Gabón 1

Zambia 1 - Túnez 1

Clasificación PTS

1. Gabón 3
2. Túnez 1
3. Zambia 1
4. Camerún 0