Enero 19, 2010

David Beckham no quiere ‘colgar los guayos’

Si me seleccionan para el equipo (inglés) y ganáramos la Copa del Mundo, muchos podrían decirme que sería un buen momento de dejarlo", dijo Beckham.

"Lo que cuenta es la pasión que uno tiene por el fútbol, lo que a uno le guste jugar, y no alcanzar un nivel de juego determinado y decir que es a lo más que uno puede llegar", explicó el futbolista.

El Mundial de Brasil "puede estar fuera del alcance, pero no me excluyo", aseveró Beckham, quien añadió: "Dudo que siga jugando con el equipo inglés para entonces, pero nunca se sabe".

"He tenido tantos altibajos en mi carrera..., ¿quién sabe qué puede suceder para entonces?", se preguntó el jugador del Milán.

"Todo el mundo sabe ya que (Fabio) Capello es alguien a quien no le importa cómo se llame uno o la carrera que haya hecho. Lo que le importa es el actual nivel de juego y lo que uno puede hacer por el equipo", comentó el futbolista.

Beckham apuntó por otro lado que sueña con terminar su carrera en el Manchester United, al que su actual equipo, el Milán, se enfrentará en marzo en la Liga de Campeones.

"Sería la perfección", expresó Beckham sobre su eventual vuelta al United y agregó que "nunca ficharía por el Manchester City. No es una cuestión de dinero, sino de lealtad".

De momento, estando como está en la patria de la pasta, Beckham se alistó en un curso de cocina en Milán.

"Me he apuntado en una escuela culinaria y estoy en un curso que consiste en 120 horas de lecciones sobre la cocina. Es algo que siempre quise hacer. Me encanta la cocina y quiero aprender a hacer la mejor pasta", afirmó.