Enero 28, 2010

Al parecer, Cabañas fue baleado por discutir sobre fútbol

La Procuraduría de Justicia del Distrito Federal abrió una nueva línea de investigación luego de las declaraciones de Javier Ibarra, empleado de limpieza del baño del bar, único testigo de la disputa entre el futbolista y su victimario.

De acuerdo con la confesión de Ibarra, dada a conocer a los medios, José Jorge Balderas, supuesto atacante del futbolista, le preguntó a Cabañas sobre los goles del América que había perdido 2-0 dos días antes ante Morelia y cuándo el delantero le preguntó quién era, el hombre sacó una pistola y se la puso en la frente

"Tírale, tírale si tienes muchos huevos", retó el deportista y ahí recibió un impacto de bala de un revólver calibre 22 que lo tiene entre la vida y la muerte desde el amanecer del pasado sábado.

La nueva versión acerca del ataque a Cabañas ha cambiado la teoría de que la agresión estuvo relacionada con la presencia de una bailarina cubana de 22 años de edad, a la cual el cuñado de Cabañas había tratado de filmar.

Javier Ibarra, de 45 años, es uno de los siete detenidos de manera preventiva por la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal por el caso de Cabañas, que ha estremecido a la sociedad mexicana.

Carlos Cázares, gerente del Bar, dos camareros y tres vigilantes completan la lista de personas retenidas que han comenzado a rendir declaraciones, mientras otras 10 personas, entre ellas la bailarina cubana, han sido puestas en libertad.

Cabañas se mantiene grave en un hospital de la Ciudad de México; en el último parte médico, divulgado anoche, los doctores explicaron que no ha tenido recaída, lo cual da tranquilidad, pero se cuidaron de dar pronósticos sobre la salud del jugador.

Esta mañana del jueves se cumplieron las primeras 72 horas de haber recibido la bala en la cabeza, un periodo crítico, según los especialistas que volverán a hacer declaraciones a los medios en las próximas horas.

Néstor de la Torre opinó sobre la agresión a Cabañas

Este jueves en una rueda de prensa, el director general de las selecciones nacionales de fútbol de México calificó como un problema de seguridad el ataque que sufrió el paraguayo Salvador Cabañas, herido de bala en la cabeza el pasado lunes.

"Es un problema social y de seguridad. Hay veces que tenemos que llegar a un hecho de esta índole con una figura pública para darnos cuenta de los frágil que está nuestro sistema", apuntó el directivo mexicano.

De la Torre consideró que es una "pena total" lo que le ocurre a Cabañas, quien se encuentra postrado en un hospital de la capital mexicana con un pronóstico grave por las heridas que la bala le causó en su cerebro.

El directivo de la selección mexicana destacó en estas circunstancias que el medio futbolístico se manifestó y unido para darle su apoyo al jugador.

"Ahora lo principal es su salud y que se de seguimiento para que se haga justicia", apuntó De la Torre en una rueda de prensa en la que anunció los planes de la selección mexicana camino al Mundial de Sudáfrica.

 

Temas relacionados: