Febrero 1, 2010

Robinho espera que el Santos le sirva de trampolín para el Mundial

Además, Robinho señaló que la competencia para la selección es "muy grande" aunque incidió en que el seleccionador Carlos Verri 'Dunga' "conoce el potencial" de cada jugador.

El delantero admitió que no atraviesa un buen momento, explicó que pasó lesionado tres meses y que tardó en recuperarse, por lo que su rendimiento "cayó un poco".

Sobre su salida del Manchester City, aseguró que fue diferente a la del Real Madrid, club del que se fue "insatisfecho" y del que salió "de forma equivocada" que "no fue buena" ni para él ni para el club español.

"Con el Manchester City fue diferente, hice un acuerdo, me apoyaron, aceptaron cederme y yo quise ser cedido al Santos", puntualizó.

Ante cerca de 15.000 aficionados del Santos, aseguró que está en condiciones de debutar el próximo domingo ante el São Paulo, por el campeonato regional del São Paulo.

Robinho llegó en un helicóptero que aterrizó en el centro del césped del estadio Vila Belmiro e hizo su aparición de la mano de Pelé, mejor jugador brasileño de todos los tiempos e ídolo histórico del Santos.

El 'rey' del fútbol le dio unas palmadas en la espalda a Robinho y le deseó mucha suerte en estos meses en el Santos, que consideró "uno de los mejores equipos del mundo".

Tras el aterrizaje, el nuevo refuerzo del Santos se dirigió a la banda, se quitó la chaqueta y se puso una camiseta negra con su imagen en el pecho y un número siete a la espalda.

Una multitud de niños abrazó al delantero quien, acto seguido, se subió a un escenario montado para el evento y cantó una canción de rap con el cantante Chorão, antes de hablar al público.

Luego, el presidente del club, Luis Álvaro Ribeiro, le entregó la camiseta titular del equipo, con su nombre y el dorsal siete que ya usó en el club hasta que se transfirió al Real Madrid en 2005.

Temas relacionados: