Noviembre 28, 2008

Ex futbolista italiano reveló cómo se dopaba en los años 70

"Además de tomar varios fármacos, sufrí el dopaje porque sufrir es la palabra que representa lo que pasé", explicó el ex jugador, cuyas declaraciones causaron un fuerte impacto en el mundo del "calcio".

"La primera vez que pasó llegaron a los vestuarios el médico, el masajista y el entrenador. El médico llevaba un frasco en las manos, que parecía un botella de naranjada", explicó el ex futbolista.

Pretini continuó explicando cómo aquel día, al no existir entonces jeringuillas desechables, usaban la misma en varios jugadores.

Tras estas inyecciones, aseguró el ex futbolista, "te dabas cuenta de lo que te habían dado, porque podías correr, saltar, caerte, presentarte ante el portero sin cansarte y con la mente siempre lúcida. Se tenía una fuerza inimaginable".

"Durante un encuentro te salía una especie de baba verde de la boca, que tenías que escupir para no ahogarte", añadió el ex delantero, que explicó que otro de los efectos del dopaje era tener la lengua hinchada.

"Sólo a las 3 ó 4 de la madrugada, te llegaba el cansancio y te podías dormir en cualquier sitio", agregó.

Petrini afirmó que las inyecciones eran una costumbre generalizada entre los equipos y que "incluso algunos de sus compañeros se las ponían ellos mismos, porque no se fiaban de los masajistas".

La entrevista fue realizada para un programa televisivo que se emitirá este viernes y que hablará de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ha sido la causa de la muerte de quince futbolistas que jugaron en Italia y que ha afectado a unos 50.

El ex delantero del Milán Stefano Borgonovo, de 44 años, es uno de estos afectados por la llamada también síndrome de Lou Gehrig y a través del canal televisivo ha comenzado una campaña de sensibilización para que se aumente la investigación sobre porqué afecta a los futbolistas.

Roma (Italia)