Diciembre 6, 2008

Como todo un dios recibieron a Maradona en la India

Miles de linternas y velas dieron la bienvenida al astro del fútbol Diego Armando Maradona, que se paseó por las calles de la ciudad india, en un ambiente de carnaval.

"Lo hemos invitado porque es una leyenda viva del fútbol. Viene para inaugurar una escuela de fútbol y un complejo deportivo que llevará su nombre", dijo el diputado Samik Lahiri, quien gestionó su viaje.

Más de 50.000 personas -algunas de ellas, voluntarios- se congregaron ya de noche en las calles de Calcuta y muchas más siguieron la llegada del ex futbolista desde sus casas, que fue transmitida en directo por los canales locales.

Nada más aterrizar, Maradona recibió un ramo de flores por parte del ministro de Deportes, Subhas Chakraborty, y se subió en un minibús especial de grandes ventanas para que los aficionados al fútbol pudieran tener al menos una visión fugaz de su ídolo.

Entre el público había personas vestidas con la camiseta argentina, mientras que otros llevaban pósters y carteles con frases de bienvenida en inglés, hindi, bengalí y español.

Los seguidores llegaron a correr junto al bus "armados" con banderas de la India y de Argentina, mientras que hubo quien se marcó unos bailes al son de la música latina entre sonoros gritos de "Diego, Diego" dedicados a la leyenda del fútbol.

Maradona tiene previsto pasar dos días en la ciudad para poner la piedra inaugural de una academia futbolística, visitar el centro de las Misioneras de la Caridad y asistir a una cena solidaria.

Tocado por la emotividad de la agradecida afición de Calcuta, Maradona llegó a levantarse de su asiento para saludar a los congregados, que intentaban arrimarse al astro más de tres décadas después de la visita de otro gran genio, Pelé.

Los medios indios cayeron rendidos ante el "glamour" maradoniano y saludaron la llegada del "príncipe del fútbol", que logró reunir en las calles a niños, jóvenes, aficionados y hasta futboleras amas de casa enfundadas en sus tradicionales saris.

Aunque sin el esplendor de antaño, Calcuta sigue siendo la capital futbolística de la India, un país donde el críquet monopoliza la atención deportiva de la afición.

"He estado esperando más de una hora. Soy una gran fanática de Maradona", dijo Ratna Sen, una ama de casa que viajó 25 kilómetros para ser testigo de la llegada de Maradona.

"Maradona es nuestro dios. Hasta ahora, sólo habíamos escuchado hablar de él. Sólo con verle en persona ya estamos bendecidos", dijo otro aficionado, adaptando al entrenador argentino la tradición hindú del "darshan" (bendición por contacto visual).

Varios distritos de la región, Bengala Occidental, han organizado pequeñas excursiones hacia Calcuta, por donde circulan hasta balones albicelestes, los colores de la selección argentina, y figuritas de cerámica que representan al futbolista.

"Maradona es un fenómeno. Esta es una gran ocasión. Es la pura pasión por el fútbol la que ha atraído a tanta a las carreteras", dijo el ex futbolista indio Prasun Banerjee, entre la multitud.

Más de 5.000 policías, incluida la Fuerza de Acción Rápida y los comandos, estaban desplegados a lo largo de la ruta del convoy de Maradona, en previsión de cualquier incidente inesperado.

Que se sepa, su única intervención tuvo lugar en las cercanías del aeropuerto, donde el personal de seguridad tuvo que actuar contra dos jóvenes que se subían a las farolas para colgar banderas argentinas.

Nueva Delhi (India)

Temas relacionados: