Diciembre 19, 2010

Osorio llevó el sueño de la cuarta estrella a Manizales

Nacido un 8 de junio de 1961, Osorio es un metódico del balompié. En su agenda de turno, anota cada detalle de sus dirigidos. Más parece un científico que un romántico, pero así lo es por su formación.

Está acreditado a través de la Asociación de Fútbol Inglés (FA) como Director Técnico tipo "A". Precisamente en territorio europeo destinó la mayor parte de su carrera profesional luego de desempeñarse como asistente técnico y preparador físico del Manchester City (2001-2006).

‘El Viejo Continente' enriqueció aún más su hoja de vida luego del diplomado en Ciencia del Fútbol de la Universidad de Liverpool y la licencia de Dirección Técnica de la Real Asociación Holandesa de Fútbol.

Su debut en Colombia se dio en el 2006 cuando asumió el mando del Club Deportivo Los Millonarios, en reemplazo de Miguel Augusto Prince. Con el equipo bogotano llegó a ocupar un quinto lugar en la tabla de la reclasificación, lo que ubicó al cuadro embajador en la Copa Sudamericana de 2007.

En julio del mismo año, Osorio recibió una oferta desde territorio estadounidense para dirigir al Chicago Fire, con el que llegó a disputar las semifinales de la conferencia del Este. La destacada actuación condujo al risaraldense a que el New York Red Bull se fijara en él.

Con el onceno de la ‘gran manzana' estuvo hasta 2009. Una serie de malos resultados lo llevaron a ser relevado de su cargo, por lo que decidió trasladarse a territorio español a realizar una capacitación con el Fútbol Club Barcelona.

En noviembre, Juan Carlos Osorio regresó al país para dirigir al Once Caldas durante las temporadas 2010 y 2011.

El 31 de enero Osorio debutó en la Liga Colombiana con derrota por 4-3 ante el Real Cartagena  y finalizó eliminado de la fase ‘todos contra todos' el 16 de mayo con victoria 2-1 sobre Cortuluá.

El segundo semestre fue más benévolo y Once Caldas alcanzó cupo a los cuadrangulares con un sorprendente rendimiento que lo llevó a ser segundo en la tabla de posiciones, gracias a un invicto de 15 fechas, y posteriormente a clasificarse con una fecha de anticipación a la gran final del fútbol colombiano, superando en el grupo B a Quindío, Cúcuta y Nacional.

En la definición del título ante Deportes Tolima, el mejor equipo del año, el reto fue difícil. Perdió el partido de ida en Ibagué por un marcador de 2-1. El juego se caracterizó por las polémicas arbitrales y producto de ello, Osorio recriminó fuertemente a Óscar Julián Ruíz.

Más tranquilo, como es su costumbre, preparó el choque definitivo sin vender su conciencia. El resultado: una victoria 3-1 y un título con sello propio.

Los hinchas del Once Caldas no olvidarán su esquema de cuatro volantes mixtos, ni mencionarán que no jugó con un volante creativo. En cambio, agradecerán que aprovechó con la medida justa a cada elemento de su plantel.