Abril 7, 2011

Manchester United tendrá que demostrar todo su poderío sin Rooney

Sir Alex Ferguson, todavía obligado a seguir los partidos fuera del área técnica por otro castigo de la FA, pierde para el sábado su mayor garantía: el hombre que le dio al Manchester su primera victoria tras nueve años en Stamford Bridge, casa del Chelsea, en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Afectado por esa derrota en casa, el Chelsea recibirá al colero, el Wigan de Roberto Martínez, mermado por la ineficacia de sus delanteros, marcada fundamentalmente por la falta de gol de Fernando Torres.

"Tiene que ser una broma", escribe este jueves el diario ‘The Sun' en referencia al precio (58 millones de euros) que Roman Abramovich, propietario del Chelsea, pagó en enero al Liverpool por el traspaso de Torres. "No ha hecho absolutamente nada para el Chelsea para justificar la enorme cantidad de su traspaso o su salario por las nubes", continúa el diario sensacionalista.

No obstante, uno de los puntos fuertes de los ‘blues' es la forma física del plantel, cosa que a estas alturas de la temporada preocupa a muchos clubes.

"Estamos todavía dentro de la carrera por el título, dejamos pasar muchos puntos, pero tenemos una de las plantillas más fuertes en la Liga. Todo el mundo está en forma en este momento, excepto Alex", explicó hoy el capitán, John Terry, en declaraciones a la entidad.

Frente a los muchachos de Carlo Ancelotti se situará un rival extremadamente necesitado de puntos para salir a tiempo del terreno de descenso, que comparte con el Wolverhampton y el West Ham.

Mientras el primero de ellos, el Wolves, abrirá la jornada con su duelo en casa contra el Everton de Mikel Arteta o del portugués Joao Silva, el West-Ham viajará a Bolton para resolver su compromiso.

A la misma hora, en Londres, los ‘Spurs' tratarán de curarse del dramático desenlace esta semana en el Bernabéu con un buen resultado ante el Stoke City, que les permita levantar cabeza a tiempo y ofrecer, al menos, una actuación digna ante el Real Madrid en la vuelta del miércoles, en White Hart Lane.

Preocupados también por su posición en la tabla inglesa -quinta por ahora-, el Tottenham no se puede permitir dejar pasar ninguna de sus próximas y decisivas citas locales, pues se juegan su permanencia el próximo curso en la Liga de Campeones.

Por ese mismo objetivo trabajan el Liverpool y el Manchester City, que se quedaron fuera de dicha competición el pasado año.

Precisamente, esos equipos resolverán su duelo entre sí el lunes, en Anfield, donde los locales esperan sacar partido del buen entendimiento entre sus nuevos delanteros: el inglés Andy Carroll y el uruguayo Luis Suárez.

"Como puedes ver, Luis es rápido, puede quitarse a jugadores de encima y, además, demostró que sabe definir. Como seguiremos entrenando juntos, llegará a aprender mis movimientos igual que yo aprenderé los suyos", dijo Carroll sobre su compañero, excapitán del Ajax.

Los encuentros Blackburn-Birmingham y Sunderland-West Bromwich Albion completarán la jornada sabatina, mientras el Arsenal, que confía en recuperar a un Cesc Fábregas que salió ileso esta semana de un pequeño accidente de tráfico, disputa su duelo ante el Blackpool el domingo, mismo día en que se enfrentarán el Aston Villa y el Newcastle.

Temas relacionados: