Enero 13, 2009

Deportes Tolima no tiene dinero para jugar la Copa Mustang I

No hay plata para pagar la nómina. No hay plata para mantener a la plantilla y no hay plata para perseguir la gloria en los estadios del país.

Esa es la triste realidad del equipo de Ibagué, que en 2003 levanto su primer título profesional y hoy, seis años después, sufre el retiro de su patrocinador, la firma cervecera Bavaria.

Sin los 1.600 millones de pesos que anualmente inyectaba la compañía al equipo, la dirigencia teme lo peor.

Es decir, que el club con más de 50 años de historia en el país, no salte a la cancha en la primera semana de febrero para disputar la jornada inicial del Torneo Apertura.

El no haber vendido los derechos deportivos de jugadores durante varios meses, empeora la situación.

"Él (Camargo) manifestó que la situación era difícil y que él no iba a sacar al equipo si no había patrocinio, si no había plata. Prácticamente que nos íbamos todos para las casas, o la gente que es de acá del club, me imagino que lograrán ubicar máximo a cinco o a seis", explicó el volante Juan Carlos Ramírez.

Según el defensor Gerardo Vallejo, "Ninguna clase de patrocinador ha aparecido. Lo que es la parte de la alcaldía (de Ibagué) y la gobernación (del Tolima) en su momento se comprometieron a estar con el equipo, en apoyar el equipo y todavía lo estamos esperando".

El miércoles es día de definiciones. Mientras los hinchas tienen programada una marcha de apoyo por las calles de la capital tolimense, la directiva de la escuadra se reunirá para analizar las opciones.

Según el sitio web del Deportes Tolima (www.deportestolima.com), la dirigencia ofreció a otros conjuntos de Primera División los servicios de sus futbolistas insignia.

Si la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) no permite que la escuadra se quede por fuera de la Copa Mustang I, los "pijaos" presentarían una plantilla de juveniles para cumplir con los compromisos.

Por falta de recursos, el equipo del técnico Hernán Torres canceló el viaje al municipio de Purificación, donde planeaba adelantar la pretemporada, y los juegos amistosos con los que esperaba ponerse a punto para la competencia.

Tolima disputó en el segundo semestre de 2008 los cuadrangulares semifinales de la Copa Mustang II y fue el mejor equipo de la fase "todos contra todos".