Febrero 7, 2009

Junior y Millonarios se sacaron chispas en el Metropolitano

En el máximo escenario barranquilero, Junior recibió este sábado a Millonarios durante el compromiso que sirvió de estreno para los dos equipos en la Copa Mustang I.

El denominado clásico de la jornada estuvo muy acorde a su apelativo, ya que contó con dos conjuntos que se exigieron al máximo desde el primer minuto de juego y que dieron un gran espectáculo.

Muy temprano, al minuto cinco, la combinación entre dos de las nuevas incorporaciones de Millonarios, Rubén Darío Bustos y Carmelo Valencia, estuvo muy cerca de dar fruto.

Bustos le cedió la esférica a ‘Tutunendo', quien con pierna derecha soltó un remate a ras de piso que hizo revolcar por primera vez al arquero local Adrián Berbia.

Pero la respuesta ‘juniorista' no tardaría en llegar y con disparo del lateral Haider Palacio sacudió al guardameta José Cuadrado quien, con impresionantes reflejos, sacó el balón por encima de su humanidad.

El partido se hacía de ‘toma y dame'. Junior, con Giovanni Hernández y Émerson Acuña como principales ‘cartas' intentaba ‘romper' la zona defensiva visitante. Millonarios, por su parte, con sus delanteros Valencia y Milton Rodriguez seguía inquietando.

Y sería precisamente la combinación entre los atacantes ‘azules' la que conduciría al primer grito de gol en la tarde-noche barranquillera.

El reloj señalaba 20 minutos cuando Rodríguez tomó la esférica. Sin ‘engolosinarse' y al mejor estilo de un volante ‘10' de inmejorable talento, el delantero le sirvió la esférica a Valencia, quien con un quiebre de cintura dejó en el camino a Haider Palacio y tras la salida de Berbia le dio un toque sutil al balón para mandarlo a dormir al fondo de la red.

Con el 0-1 en el marcador el partido se hizo aún más interesante. Junior tuvo que arriesgar más en ataque y dejó algunos espacios en su zona defensiva, que estuvieron a punto de ser aprovechados por Millonarios para poner la ‘puntilla'.

El volante argentino Carlos Marineli, al minuto 30, soltó un zapatazo que fue bien amortiguado por el guardameta Berbia.

Cuando faltaban seis minutos para cumplirse el tiempo reglamentario de la primera etapa, el volante de Junior Alexander Jaramillo quedó en inmejorable posición de anotar, pero el ‘Conejo', de media distancia, desvió la esférica a pocos centímetros del arco defendido por Cuadrado, reemplazante de Óscar Córdoba, quien por un problema lumbar no pudo estar en el compromiso de este sábado.

Tras intensos 45 minutos, y con la victoria parcial de Millonarios, se fueron los equipos al descanso.

Para la segunda etapa, Junior salió con mayor convicción en busca del arco contrario y muy temprano (minuto 10) a través de su figura, Giovanni Hernández, concretó la paridad.

El ‘Príncipe' aprovechó un grueso error del defensa central ecuatoriano Iván Hurtado, quien no atinó a despejar de cabeza un esférico que parecía no tener mayor peligro, y el volante ‘10', con pierna derecha, fusiló al arquero Cuadrado para poner el 1-1.

Millonarios parecía haber sentido el desgaste del primer tiempo. Los ‘azules' se quedaron sin respuesta alguna ante la anotación, y para empeorar su panorama, verían caer cinco minutos más tarde, por segunda vez su arco.

Si en el gol de Millonarios Milton Rodríguez había realizado un pase maestro, en el tanto de la ventaja de Junior, Teófilo Gutiérrez no se le quedaría atrás. El delantero le cedió la esférica al también atacante Luis Carlos Ruiz, quien tras enfrentar mano a mano a Cuadrado, y con más colocación que fuerza, puso el 2-1.

El público barranquillero no cabía de la dicha. Lo que había empezado con tristeza se transformaba en alegría. Su equipo no sólo ganaba, sino que lo hacía jugando con mucha solvencia.

Los minutos pasaron y Millonarios nunca encontró el revulsivo. Junior se agrandó aún más y con Hernández estuvo a punto de marcar el tercero.

Al final, 90 minutos de gran espectáculo que le dejó a Junior sus primeros tres puntos en el rentado nacional.