Marzo 15, 2009

Millonarios y Once Caldas se repartieron los puntos en Bogotá

El marcador de un tanto por equipo poco refleja lo que se vivió en la cancha. Fue un juego para el espectáculo, con emoción y abundantes oportunidades de gol que no fueron capitalizadas gracias a las pertinentes intervenciones de los porteros y a la falta de definición de los delanteros.

Como estaba presupuestado, los azules se plantaron en el terreno de juego a trabajar la victoria. Y con esta convicción Milton Rodríguez buscó el pórtico ‘albo' al minuto 18. El delantero capitalino impactó el esférico exigiendo a Héctor Landázuri.

La respuesta del ‘blanco blanco' llegó por intermedio de Jorge Cassanova, quien al minuto 31 de cabeza a puso a prueba los excelentes reflejos del arquero José Cuadrado.

La zaga del cuadro de Manizales tuvo una discreta actuación. Cuando el conjunto ‘albiazul' aceleró y se asoció, la visita se vio en aprietos especialmente con la velocidad de Carmelo Valencia, a quien para este compromiso se le mojó la pólvora y no pudo darle destino de red al balón en las repetidas ocasiones en las que quedó mano a mano con el guardameta caldense.

Al término de la primera mitad, ninguno de las dos escuadras logró abrir el marcador. Esta situación llenó de intranquilidad al equipo ‘embajador' quien buscó con diferentes argumentos vencer a Landazuri.

Por el lado de la visita proponía el volante Dayron Pérez, quien le aportó dinámica a equipo dirigido por Javier Álvarez.

El festival del desperdicio

Para el segundo episodio, Once Caldas salió a imponer condiciones frente a un Millonarios que a pesar de haber hecho todo para ganar no pudo marcar. Y su situación se complicó cuando el juez Ímer Machado mostró la tarjeta roja al volante Elkin Serrano, jugador que había sido el motor en la mitad del onceno ‘albiazul'.

Con un jugador más en el terreno de juego, en los pies del delantero Johan Fano nacieron la mayoría de las jugadas con las que los ‘albos inquietaron al rival. Al minuto 50 el peruano quedó sólo ante Cuadrado, remató, permitiendo que el ‘cerrojo' azul se luciera.

Dos minutos después de nuevo Fano presionó, le robó un balón en zona de seguridad a Efraín Cortés y con un remate desviado calmó los nervios de los hinchas azules. Otra oportunidad que desperdiciada.

Cuando el cronometro señalaba el minuto 62, en un saque de banda ejecutado por Rubén Darío Bustos, nació el gol de los ‘embajadores'. Rodríguez peinó el balón y Robayo, figura del compromiso, después de dos intentos la embocó en el arco del ‘blanco blanco'.

Con el marcador en contra, el Once le apostó a la presión y al pelota profundo. Con estos argumentos la visita empezó a complicar a local, quien a pesar de que buscó darle tramite al compromiso se encontró con un oponente que con velocidad y jugando al contragolpe lo metió en su terreno.

En una desconcentración en defensa, se originó el tanto del empate. Fano se encontró un rebote cercar al área. Solo y de frente al pórtico ‘azul' fusiló a Cuadrado, quien no tuvo reacción ante el soberbio remate. El Campín en silencio y Millonarios de nuevo no logró mantener el resultado.

Al final, el juego se abrió pero el marcador rebeldemente no se amplió por la falta de definición y por la noche inspirada de las dos fieras que defendían los arcos.

Por Millonarios, Valencia tuvo el gol de la victoria al minuto 85 y en el Once Caldas las oportunidades de llevarse un triunfo de Bogotá las dejaron escapar el argentino Ariel Carreño y Fano a pocos minutos para el término del duelo.

Para la próxima jornada, el equipo de Manizales llega tranquilo a enfrentar en el estadio Palogrande a Cúcuta. Los azules visitaran con la angustia por los malos resultados, que los mantiene en el penúltimo lugar de la tabla, a Pasto.