Abril 12, 2009

Huila y Once Caldas hicieron todo por ganar, menos los goles

Emocionante resultó el compromiso que cerró la jornada de este sábado en la Copa Mustang.

En el estadio Guillermo Plazas Alcid, de la ciudad de Neiva, Huila y Once Caldas se sacaron chispas durante los 90 minutos.

De principio a fin, los equipos se entregaron por la victoria. Huila fue un poco más punzante que su rival y contó con las mejores oportunidades de celebrar.

Sin embargo, los visitantes, con un juego inteligente, bien planteado por su técnico Javier Álvarez, y con un arquero Héctor Fabio Landázuri en un gran nivel, pudieron sacar un punto de oro para sus aspiraciones de permanecer entre los ocho mejores equipos del torneo.

Breinner Belalcazar, a los seis minutos de juego, fue el primero en intentar abrir el marcador para Huila, pero su remate no tuvo el destino deseado por el volante.

Posteriormente sería Iván ‘Champeta' Velásquez el que intentaría de media distancia. Landázuri, con mano salvadora, logró enviar la esférica al tiro de esquina.

Huila era mucho más en los primeros minutos. Sin embargo, en una jugada bien construida por los de Manizales, Dayron Pérez casi silencia a los aficionados ‘opitas' tras sacar un potente remate de pierna izquierda que se estrelló en el palo. El guardameta Luis Estacio ‘alcanzó a ‘arañar' la esférica para evitar la caída de su ‘cabaña'.

Pero para igualar los remates en los maderos, el argentino Nicolás Ayr, con golpe de cabeza, tras centro de Nelson Barahona, dejó temblando el arco del ‘blanco-blanco'.

Para el segundo tiempo, los jugadores de Huila, con la necesidad de alcanzar, a como diera lugar, la victoria, saltaron al terreno de juego a dejar hasta la última gota de sudor.

Los primeros 15 minutos fueron de total dominio para los de casa. Barahona, con un nuevo remate de pierna derecha que, rebeldemente, se estrelló en el palo, volvía a ilusionar a la hinchada ‘amarilla' con el tercer triunfo en el torneo.

Velásquez y otra vez Barahona siguieron intentando la anotación, pero esta nada que llegaba.

Con el ‘agua hasta el cuello' por la superioridad que mostrada Huila, el técnico de Caldas envió a la cancha al peruano Johan Fano.

El peligroso delantero se convirtió en una verdadera pesadilla para la defensa local.

Fano, de tiro libre, y con remate de media distancia, estuvo a punto de marcar. El arquero Estacio lo impidió.

El partido se hacía más parejo. Huila, en su afán de triunfo, permitía muchos espacios en su zona defensiva, que lo dejaban muy expuesto.

Y las cosas para los locales se complicarían aún más cuando en el minuto 73 Diego Arango vio la segunda tarjeta amarilla y por lo tanto la roja.

Con un jugador menos, los ‘opitas' tuvieron que mermar en sus aspiraciones de buscar el arco contrario.

Once Caldas se tomó mayor confianza y manejó a su antojo las últimas acciones del partido.

Sólo en el minuto 92, tras una jugada ‘infantil' en la que el ingresado Fano obstruyó el saque del arquero Estacio, el árbitro Wilmar Roldán castigó con la segunda tarjeta amarilla y roja al peruano, quien debió retirarse a los vestidores antes de tiempo.

Se agotó el tiempo y Huila sumó un puntico, pero sobre todo, otra frustración. Once Caldas, por su parte, que lleva seis jornadas en línea sin conocer la derrota, siguió sonriendo con 17 puntos en la tabla.

En la duodécima jornada, Huila visitará a La Equidad en Bogotá. Once Caldas recibirá a Pasto.

Temas relacionados: