Diciembre 22, 2009

Radiografía del Torneo Finalización 2009

Lo bueno:

Aunque hablar de justicia en el fútbol es quizás utópico, en la Copa Mustang II se repitió algo que sólo en el año 2005 (I) (cuando se enfrentaron Nacional y Santa Fe) se había dado: los dos mejores equipos del semestre se clasificaron a la gran final.

El nuevo campeón, Independiente Medellín, con 56 puntos, alcanzó la quinta estrella de su historia luego de vencer en una vibrante final (0-1 y 2-2) al Atlético Huila, que terminó el torneo con 42 unidades.

El ‘Poderoso' se quedó así con el tercer cupo por Colombia a la Copa Libertadores 2010, certamen en donde participará al lado de Once Caldas, campeón en el primer semestre, y Atlético Junior, el mejor equipo de la reclasificación.

Huila, por su parte, representará a Colombia en la próxima edición de la Copa Sudamericana, junto a Santa Fe y Tolima.

De los dos equipos finalistas, aunque se podrían destacar a varios de sus integrantes, hay que resaltar especialmente lo que hicieron los técnicos Leonel Álvarez (Medellín) y Luis Guillermo Berrío (Huila), además de los jugadores del DIM Aldo Bobadilla y Jackson Martínez.

Álvarez, en su primer semestre como adiestrador en propiedad de un equipo, logró contagiar a sus dirigidos de la grandeza y espíritu ganador que lo caracterizaron durante su época de futbolista.

El ‘Teacher' Berrío, por su parte, se destacó por utilizar un sistema ofensivo con el que puso a temblar a los equipos más grandes del país. Además, contó con la sabiduría para levantar anímicamente a un grupo de jugadores que perdió en un accidente de tránsito a dos de sus compañeros.

En la gran final, a pesar de que los de Neiva no arrancaron como favoritos, tras los dos encuentros de definición mostraron haber sido superiores a su rival durante varios pasajes de los 180 minutos.

Bobadilla y Martínez, guardameta y goleador del ‘poderoso', merecen líneas especiales.

El paraguayo, por la experiencia transmitida desde el arco, al que salvó en más de una oportunidad. Martínez, por la efectividad mostrada a la hora de definir en los metas contrarias, ganar el ‘Botín de oro' (18 goles), e imponer nuevo récord como máximo ‘artillero' en torneos cortos.

Volviendo un poco atrás en el tiempo, no se puede dejar de destacar el bajo índice de técnicos que perdieron sus puestos.

En algo inusual en el fútbol colombiano, caracterizado por ‘descabezar' entrenadores a diestra y siniestra, sólo tres de ellos fueron retirados antes de concluidas las campañas de sus equipos.

Néstor Otero (Quindío) fue el primero en caer en la fecha 14. Al ‘Matemático' se le unieron Óscar Aristizábal (Envigado) y Javier Álvarez (Once Caldas).

Otro de los aspectos curiosos para destacar, fue el regreso a las canchas del veterano Ánthony de Ávila, tras 10 años de retiro.

El samario, a sus 46 años de edad, se transformó con la camiseta de América en el ‘Papá Pitufo' del fútbol colombiano y alcanzó dos goles en el torneo (ante Santa Fe y Cali).

Pasando de la experiencia a la juventud, el ‘kínder' de la delantera de Junior se lleva los aplausos.

El trió atacante de Teófilo Gutiérrez, Norvey Orozco y Carlos Bacca alcanzó un total de 27 goles, de los 35 anotados por los ‘tiburones', el equipo con más dianas celebradas en el campeonato.

Lo malo:

Al bajo nivel futbolístico, las dificultades económicas de la mayoría de los 18 equipos integrantes del torneo, los arbitrajes nefastos, la violencia dentro y fuera de los estadios (factores que infortunadamente se vienen repitiendo desde hace mucho tiempo), se le sumaron este semestre la improvisación de la dirigencia en la programación de partidos (especialmente los correspondientes a la Promoción) y la falsificación de documentos por parte de los jugadores juveniles.

Por este último aspecto, Independiente Santa Fe y Cúcuta perdieron en el escritorio tres puntos ganados en el terreno de juego ante Medellín (2-1) y Envigado (1-0), respectivamente.

En lo concerniente a las fechas de los partidos de la Promoción, Deportivo Pereira, penúltimo de la tabla del descenso en la categoría A, y que se clasificó a los cuadrangulares semifinales, debió esperar la definición de su suerte en la penúltima fase de la Copa Mustang II para conocer la fecha del compromiso de vuelta por la permanencia en la Primera A, ante Bucaramanga (subcampeón de la B).

Otro aspecto reprochable fue el de las malas campañas cumplidas por equipos ‘grandes' como América (último con 13 puntos); Once Caldas, que tras ganar el título un semestre atrás finalizó en la casilla 15; Deportivo Cali (puesto 12); Nacional (séptimo); y Millonarios (noveno).

El equipo ‘azul' de Bogotá, que completó 21 años sin alcanzar título, ha sido, junto a Pereira, Quindío y Envigado, uno de los pocos conjuntos de los participantes en 2009 que durante las 16 estrellas entregadas en torneos cortos no ha podido llegar ni siquiera a una final.

Atlético Nacional y Medellín son los clubes que más han celebrado títulos (tres); seguidos por América y Once Caldas, cada uno con dos campeonatos.

Tolima, Junior, Cali, Pasto, Cúcuta y Boyacá Chicó levantaron en una oportunidad el trofeo.

Santa Fe, Real Cartagena, La Equidad y Huila ya han logrado, este último dos veces, arribar a la final, pero se quedaron en el intento del festejo.

Lo feo:

El descenso del Deportivo Pasto, que luego de realizar, hasta la fecha 15, una buena campaña que lo tenía muy cerca de salvar la categoría e ingresar al grupo de los ocho semifinalistas, fue despojado de los tres puntos obtenidos en el partido ante Real Cartagena, luego de que un aficionado de los nariñenses agrediera al juez de línea Alejandro Gallego y el central Oscar Julián Ruíz suspendiera el encuentro por falta de garantías.

El acto de violencia terminó echando al traste con el buen trabajo futbolístico realizado por los pastusos, que completaban nueve años de permanencia en la categoría A.

Lo triste:

El fallecimiento de los jugadores del Atlético Huila Herman Córdoba y Mario Beltrán el pasado 20 de septiembre.

Los jóvenes futbolistas perdieron la vida luego de sufrir un accidente de tránsito en la vía que conduce del municipio de Rivera a la ciudad de Neiva.

Córdoba acumulaba hasta el momento de su deceso un total de seis goles en la Copa Mustang II, que lo convertían en una de las figuras del torneo.

 

Juan Carlos Calderón Medina

[email protected]