Noviembre 20, 2008

Se inició el segundo tiempo para Estiven Vélez

La última vez que jugó fue el 28 de septiembre, un domingo triste porque aparte de que salió expulsado, resultó silbado por la hinchada y sobre él recayó ese día la mayor culpa de la derrota 0-1 de Nacional en su casa frente al Deportivo Pereira.

La semana siguiente "fue una pesadilla por todas las críticas y cosas en mi contra", que lo condujeron a dar un paso al costado. Fue separado del grupo principal por bien del equipo y personal porque aparecieron unas supuestas amenazas en su contra. "Fue difícil lo que viví y cuando estuve solo y aislado los que nunca me dieron la espalda fueron Dios y mis familiares".

Pero este miércoles le volvió la sonrisa a este lateral antioqueño de 26 años que pese a los tropezones de la vida mantiene su humildad y deseos de superación.

El semblante de Vélez cambió y su futuro volvió a tener un rumbo claro gracias a que aparece en la titular de Nacional que visitará el domingo a La Equidad Seguros por la primera fecha de los cuadrangulares semifinales de la Copa Mustang II.

Luego de casi dos meses de pasar desapercibido, este miércoles volvió a decirle a los seguidores verdes "gracias porque sé que les debo mucho a ustedes, pero también me merezco una nueva oportunidad y espero aprovecharla y no defraudarlos".

Feliz, tranquilo y consciente de que "en la vida hay que aprender de las equivocaciones", Vélez hizo parte del cuarteto posterior que implementó el técnico José Fernando Santa en la anegada cancha de la Colombiana de Tabaco.

Allí el ex habitante de Manrique y ex ayudante de construcción se vio animado, no se dejó intimidar de los charcos y se revitalizó con los mensajes positivos que recibió desde las afueras.

"Vamos Estiven que usted va a ser titular, para adelante que puede", fueron algunos de los mensajes de ánimo que le mandaron varios aficionados que aplaudieron el regreso de un joven que ha jugado las Eliminatorias al Mundial con la Selección de Colombia.

"No desfalleceré en mi deseo de triunfar con el verde", agregó el jugador.

Eso último fue lo que hizo que continuara con los entrenamientos y que nunca pensara en el retiro. Animado por "los consejos de Aquivaldo Mosquera, quien vivió algo similar en el club y me dijo que confiara en Dios, mi familia y mis capacidades", Vélez está preparado para volver a jugar con Nacional y qué mejor espacio para ratificar sus progresos que la semifinal de la Copa Mustang II, de la cual él ya fue campeón en dos ocasiones con el equipo antioqueño.

"Jamás pensé en dejar el fútbol, ya que si cometí un error lo acepté, reconocí y entendí que acá y en todas partes la gente se equivoca; Cuando Aquivaldo, con quien compartí habitación en la selección, me habló de esos momentos en los que nadie lo quería y todo era rechazo, me convencí de que todos merecemos otra oportunidad y estoy de regreso para aprovecharla gracias a la confianza de Dios y el cuerpo técnico", anotó Vélez.

Muchos aficionados, de aquellos que con sus críticas desmedidas lo hicieron sentir el único culpable del bajón del equipo, aunque fueron varios los responsables, aplaudieron este miércoles a Estiven Vélez y se encargaron de hacerlo sentir otra vez importante en Nacional pidiéndole un autógrafo y motivándolo durante las dos horas de práctica con mensajes que lo tienen pensando "en un lindo regreso y una gran actuación y un resultado importante en el comienzo de la semifinal frente a Equidad".

Medellín (Antioquia)