Noviembre 22, 2008

Medellín alcanzó tres “poderosos” puntos ante su afición

En un partido con pocas situaciones de gol y una cancha en regulares condiciones, por efecto de la lluvia que asota al territorio nacional, Medellín se quedó con el máximo botín ante un Tolima que estuvo muy cerca de llevarse algo de felicidad para Ibagué.

El compromiso en sus primeros 45 minutos se tornó aburrido para los aficionados que asistieron al Atanasio Girardot.

No hubo un dominador claro. Los pases erráticos y los continuos cortes por infracciones fueron el común denominador de una etapa inicial para el olvido.

Sólo un lanzamiento de Jamell Ramos logró inquietar en algo la portería tolimense, custodiada por Breiner Castillo.

Para la segunda etapa los equipos salieron con un poco de más ímpetu a tratar de buscar el arco contrario.

Primero fue Tolima el que se acercó a través de remate del argentino Rodrigo Marangoni, quien con un fuerte remate sacudió al arquero Aldo Bobadilla.

Medellín reaccionó de forma letal y a través de Jackson Martínez abrió el marcador.

Cuando el reloj marcaba el minuto 54, Iván Corredor ganó la línea final, le cedió la esférica a Martínez ,para que este sólo tuviera que empujar el balón al fondo de la red.

El 1-0 en el marcador le daba la alegría parcial a una afición antioqueña que once minutos más tarde se quedaría "fría" cuando el árbitro Héctor Jairo Parra sancionaba tiro penalti en contra de su equipo, tras infracción cometida por Juan Guillermo Cuadrado.

Marangoni tomó la responsabilidad del cobro y venció a un arquero Bobadilla que estuvo muy cerca de detener el disparo sobre su mano izquierda.

Con el 1-1, Tolima empezó a darle manejo al compromiso. El tiempo pasaba y Medellín no encontraba la fórmula de la victoria.

Cuando todo parecía indicar que "poderosos" y "pijaos" se repartirían los puntos, vino la acción que desencadenaría en el triunfo "rojo".

Tras una seguidilla de remates bien controlados por el arquero Castillo, los tolimenses no atinaron a rechazar la esférica y Gustavo Bolivar, en una jugada de infortunio, terminó metiéndole la mano al balón en su propia área para que el árbitro Parra, sin dudar, decretara una nueva pena máxima, esta vez en favor del Medellín.

El goleador Martínez se paró al frente de la esférica y mandó el balón al fondo de la red para celebrar el definitivo 2-1.

Tolima se desesperó y producto de ello, el defensor Gerardo Vallejo vio la tarjeta roja tras una fuerte protesta al árbitro central.

Con diez hombres concluyó el partido para los "pijaos".

En la segunda fecha de los cuadrangulares semifinales, Medellín tendrá que enfrentar a su rival de patio, Nacional, mientras Tolima recibirá en el Manuel Murillo Toro a La Equidad.

Temas relacionados: