Diciembre 3, 2008

Jackson Martínez, un saltó del banco a la gloria

Ya es ídolo. Hace pocos meses difícilmente era tenido en cuenta. Con 22 años de edad, tuvo su gran chance en el equipo de Santiago Escobar y supo aprovecharlo con velocidad, inteligencia y contundencia frente a las puertas contrarias.

Martínez convirtió seis veces en la fase "todos contra todos". Debutó en las semifinales acaparando las dianas en la victoria 2-1 sobre Tolima y el pasado fin de semana, en Bogotá, repitió dupla para que el "poderoso" triunfara 2-3 ante La Equidad.

Según el nuevo "artillero", todo es cuestión de trabajo en equipo.

"Los compañeros tienen una confianza grandísima en mí y yo creo que se la retribuyo con goles y con buen juego. El cuerpo técnico lo mismo desde que llegó acá".

Rapidez, desequilibrio y empeño son sus características, pero la fe de celebrar es la que siempre la impulsa sobre el terreno de juego.

"Teniendo el pensamiento de que va a ser gol la jugada. Cuando uno duda, muchas veces tira el balón por fuera o se la tira al arquero", explicó.

Su próximo objetivo es volver a vulnerar la puerta de La Equidad, este domingo en el estadio Atanasio Girardot de la ciudad de Medellín. Si los goles siguen llegando por pares, muchísimo mejor.

"Es un equipo que tiene fortalezas bastante fuertes y peligrosas para nosotros. Simplemente es evitar cosas y no ser sorprendidos".

Cuatro de los seis tantos del DIM en los cuadrangulares son obra y gracia del número "9". Si el delantero mantiene la racha y la plantilla responde con la habitual jerarquía, el conjunto "rojo" seguirá en la parte alta de un Cuadrangular A que en muy poco tiempo podría decidir su finalista.

Medellín (Antioquia)