Diciembre 10, 2008

Un cambio extremo se avecina al Atlético Nacional

Modificar el grado de exigencia desde el comienzo de la temporada y hacer cambios radicales para alejar el sufrimiento es lo que le recomienda el técnico a los directivos.

Consciente de que existen varias falencias y "nos equivocamos mucho", el timonel "verde" cree que la única forma de terminar bien con su afición y de responder a la confianza de los directivos "es, mínimo, ganar el clásico para darles una alegría a los seguidores del equipo".

Reconoce que "acá van a cambiar muchas cosas". Con ese propósito ya pasó un proyecto a la dirigencia con miras al 2009, año en el que "este cuerpo técnico debe seguir porque hizo méritos y porque no tuvimos nada fácil cuando llegamos. Además, los números acompañan nuestra campaña".

Por respeto y porque aún faltan dos compromisos de la semifinal, no dio nombres. Pero Santa también confirmó que "en la propuesta para el próximo año destacamos la consolidación de jugadores de las divisiones inferiores y sugerimos la salida de algunos deportistas que ya cumplieron su ciclo en el club".

No ganar fue la mortificación de Santa, más cuando el equipo mejoró su propuesta futbolística en la semifinal. Aunque "eso solo sirve de consuelo, frente al Tolima merecimos los seis puntos porque fuimos superiores en los dos partidos. En cuatro juegos del cuadrangular final nunca fuimos inferiores a los rivales, pero fallamos en la definición y por eso se dio la triste eliminación anticipada del torneo".

José Fernando Santa se lamentó en Ibagué, donde el verde tuvo una práctica de recuperación, de que cuando no convencía con su juego logró los resultados y ahora que el grupo levantó el nivel el gol se le hizo esquivo y la falta de victorias los dejó a mitad del camino cuando aspiraban a otra estrella.

"Nacional tiene que cambiar mucho, sobre todo en el nivel de exigencia porque este equipo no se puede acostumbrar a dar ventajas en el inicio de los torneos, pues no se puede seguir clasificando con apuros", agregó el orientador.

El volante José Amaya coincide con su técnico en que "cuando mejor jugamos peores resultados conseguimos" y también es de los que cree que "el clásico del miércoles lo vamos a jugar como una final para dejar una linda imagen y ratificar que los jugadores de Nacional somos honestos en el trabajo".

Sin embargo, acepta que haber fallado en la definición fue la principal causa de la tristeza que produjo la eliminación con la derrota 1-2 del domingo frente a Tolima.

"Lastimosamente las cosas no se dieron, pese al repunte individual y al buen trabajo de la dupla técnica conformada por José Santa y Víctor Aristizábal. Seguramente se presentarán cambios, pero eso solo lo puede definir la parte directiva del club y ahora nos toca rematar bien los dos partidos que faltan y esperar las decisiones futuras que se vendrán", reconoció Amaya.

La meta del volante era "estar peleando el título con el verde; con ese fin corrimos todos e hicimos hasta lo imposible para conseguir el triunfo en Ibagué, que no se dio por desperdiciar tantas opciones de gol".

Sobre su futuro, el del cuerpo técnico y el de sus compañeros, el barranquillero no conoce nada. Lo único que tiene claro es que "los partidos del miércoles y domingo los jugaremos por el honor y para ratificar que Atlético Nacional mereció mejor suerte en esta semifinal", así el rendimiento en puntos apenas sea del 25 por ciento.

El técnico José Fernando Santa asegura que "cambiamos mucho de nómina porque se tenía la necesidad de conseguir los resultados y tocó implementar otros sistemas". Pero eso no le alcanzó para llegar a la final y él es partidario de que salgan jugadores por bajo rendimiento y porque requieren de otro ambiente para triunfar.

No quiso oficializar sus nombres, pero en la lista aparecerían Carlos Barahona, Óscar Passo, Carlos Díaz, David Córdoba, Marlon Piedrahíta, John Charria, Carlos Villagra, Carlos Rentería, Novelio Romaña y Carmelo Valencia.

Medellín (Antioquia)