Diciembre 11, 2008

El nuevo sueño de los mejores técnicos de Colombia

Los estrategas viven su propia gloria. Superando crisis, críticas y uno que otro escándalo, aseguraron este miércoles que sus escuadras disputen la final del Torneo Finalización y tengan un lugar en la Copa Libertadores del año 2009.

Umaña, timonel de los "diablos rojos" de Cali, persigue su primera corona en Colombia. Escobar, líder del "poderoso" de Medellín, espera repetir la dicha que en 2005 tuvo al frente del Atlético Nacional.

"Muy contento, muy feliz y ahora prepararnos con todo para ganar. La gente está feliz y todo lo que se hizo y se hace, es para la gente, de manera que todos juntos ahora vamos a vivir esta aventura y ojalá todos terminemos felices", dijo Umaña, quien repite final tras el fracaso de la Copa Mustang I ante Boyacá Chicó.

Además de dejar en el camino a muchos rivales, el estratega "americano" superó la recurrente crisis económica del América, que durante todo el año produjo distanciamientos entre la dirigencia y la plantilla de jugadores. El buen fútbol estuvo por encima de todo.

"Tenemos un sello personal, una identidad, estamos convencidos de eso, es nuestro sentimiento por las características que tienen los jugadores. Se van a enfrentar dos equipos muy interesantes y esperemos que gane América", agregó.

Escobar tampoco lo tuvo fácil. Sufrió un muy modesto inicio de campaña con el DIM, pero a punta de trabajo responsable logró hacer sólido a un grupo que hoy toca las puertas de la gloria.

"Hacía tres años y medio no estaba en una final y la estoy disfrutando mucho. No quiero que esto termine acá, tenemos una ilusión. Pero son 180 minutos, hay que jugar los dos partidos", manifestó.

"Sachi" analizó lo que será el último duelo de 2009.

"Los dos nos conocemos, son equipos que juegan muy distinto, Medellín con un fútbol más elaborado, de mayor construcción. América con velocidad, más potente, con desequilibrio".

América y Medellín, Diego Édison Umana y Santiago Escobar, estarán frente a frente a partir de este miércoles, en la gran final de la Copa Mustang II. El domingo 21 de diciembre, tras el duelo de vuelta, uno de ellos levantará el trofeo más anhelado y escribirá su capítulo de historia en los 60 años del fútbol profesional colombiano.

Bogotá