Diciembre 17, 2008

América empieza a encender su estrella número trece

En un estadio Atanasio Girardot a reventar, los "rojos" de Medellín y Cali protagonizaron un primer tiempo de fidelidad a sus características.

El local, con la paciencia del creativo y un juego colectivo más que inteligente, puso en los botines del argentino Omar Pérez la conducción de la esférica. Los visitantes, con esa "endiablada" velocidad al momento de pisar terreno contrario, demostraron "verticalidad" y deseos de aprovechar cualquier espacio que pudiera transformarse en opción.

Tardaron poco en llegar las emociones. Cuando el cronómetro apenas marcaba 2 minutos y gracias a un rebote tras cobro de tiro libre, el atacante Víctor Cortés estuvo a punto de abrir cuentas a favor del América. La defensa "poderosa" ya estaba jugada, pero el remate del atacante salió muy por arriba de la portería custodiada por Aldo Bobadilla.

Medellín respondió a los 7'. La zaga americana falló ante la presión de Jackson Martínez y le "obsequió" la esférica a Pérez. El argentino impactó cruzado y por pocos centímetros vio frustrado el sueño de gol.

Desde ahí el dueño de casa también fue dueño de los ritmos. Tocando, tocando y tocando, los del técnico Santiago Escobar intentaban derribar la "muralla" defensiva del rival. Las cosas no pasaban de buenas intenciones.

Los hombres del entrenador Diego Édison Umaña, en cambio, ahorraban energías y mostraban su "picardía" ofensiva. A los 24', Paulo César Arango se proyectó por derecha y casi deja en silencio a la capital antioqueña. Otra vez faltó puntería.

Tras el susto, apenas un minuto después, el mediocampista local Juan Carlos Quintero sacó de la manga un potentísimo remate de media distancia que exigió la intervención del arquero Adrián Berbia. Todo terminó en tiro de esquina.

La mejor opción de la parte inicial llegó a ocho minutos del final. En acción de tiro libre, una de sus especialidades, el argentino Pérez estrelló la esférica contra el travesaño superior de Berbia.

El palo negó un gol que Medellín ya merecía por su persistente confección en ataque.

América también tuvo su chance con balón detenido en el minuto 41, pero el delantero Adrián Ramos lanzó la pelota hasta los "cielos" de la capital antioqueña.

Y el "diablo" se apareció

Sin novedades en las nóminas, los "rojos", los mejores equipos de Colombia, regresaron a la grama para disputar los 45 minutos finales del primer juego de la serie.

América, que en el primer tiempo se había dedicado a defender ya contragolpear, mostró un planteamiento más arriesgado e intentó ganar metros en el campo frente a un Medellín que insistió con el balompié colectivo y la tranquilidad para perseguir los frutos.

Cumplidos diez minutos, nadie había podido generar una acción clara de gol.

El duelo se estaba apagando, pero a los 14 minutos el volante Danilson Córdoba ganó la banda izquierda, envió un centro a ras de tierra y Jackson Martínez "despertó" a la afición local con un defectuoso remate de tacón que llevó más ilusión que riesgo.

Y llegó el anhelado gol, pero muy pocos sonrieron en Medellín. América tomó la ventaja en el minuto 18 gracias a Víctor Cortés, quien sacó provecho de un centro de Adrián Ramos y un rebote en el corazón del área contraria para rematar, libre de marca, ante la salida de Berbia.

0-1, el Atanasio lloraba su pena y los "diablos rojos", que esta vez vestían de blanco, daban un paso de gigante hacia el título de campeones.

Sin reponerse del "baldado de agua helada", el "poderoso" intentó hacer honor a su apodo y se lanzó en busca del inmediato empate. Su mejor hombre, Omar Pérez, impactó de cabeza un balón de tiro de esquina a los 22', otra vez sin fortuna.

La lógica actuó. Medellín se lanzó a la ofensiva, América recurrió al contragolpe y a los 32', Adrián Ramos estuvo a punto de marcar el segundo.

Segundos más tarde, el defensor Jamell Ramos golpeó de media distancia y pese a vencer a Berbia, sufrió al ver que el palo impedía el empate.

Medellín pidió pena máxima por una mano en el área del América, de Adrián Ramos, que el árbitro Ímer Machado no consideró voluntaria. Medellín probó con los balones detenidos de Pérez y las enérgicas proyecciones de Juan Guillermo Cuadrado. Medellín vio pasar el tiempo y perdió la calma ante la proximidad de la derrota.

Medellín hizo mucho y nada fue suficiente. América de Cali, el equipo que perdió la final del semestre anterior ante Boyacá Chicó, se quedó con todo el botín y quedó a muy poco de encender su estrella número trece.

En un excelente balance de defensa y oportunismo al momento de proyectarse, el cuadro vallecaucano hizo fiestas en el Atanasio Girardot y tendrá todas las ventajas en el cierre de la serie.

Independiente Medellín y América de Cali volverán a medirse este domingo, pero en el estadio Pascual Guerrero de la ciudad de Cali. El duelo final de la Copa Mustang II, en el que se decidirá el nombre del nuevo campeón, se iniciará a las 5 y 30 de la tarde.

Medellín (Antioquia)

Temas relacionados: