Mayo 26, 2009

Manchester United vs. Barcelona, Europa se paraliza con la final de la Liga de Campeones

Las exquisiteces futbolísticas del Barca rivalizarán contra la solvencia del United. Un partido de máximos y de excesos, donde la idea del ganador saldrá reforzada. Si es el equipo de Josep Guardiola, será la demostración de que la victoria sólo se consigue a partir de la estética.

Lo del Manchester es diferente. Un chispazo de Wayne Rooney, un disparo de Cristiano Ronaldo, un remate de cabeza de Vidic, con eso a veces sobra para un equipo muy fiable que acumula 25 partidos en Europa sin perder, justo desde que el Milán le ganó el 2 de mayo de 2007 en su carrera hacia la última Liga de Campeones de los ‘rozzoneros'.

El conjunto catalán llega al momento culminante de la temporada con todos sus objetivos cumplidos. En una temporada que se preveía de transición, después de dos años en blanco y la destitución de Frank Rijkaard, los azulgranas sorprendieron al mundo futbolístico con un rendimiento extraordinario y dos títulos conquistados: Liga Española y Copa del Rey.

Gran parte de la responsabilidad la tiene su entrenador, Josep Guardiola, el técnico novato que rompió todos los registros en el año de su estreno. Ganó los dos torneos locales y está en una final de la 'Champions', algo que ya vivió como jugador con suerte dispar en 1992 y 1994.

En Roma, los españoles se juegan la posibilidad de entrar en la historia del fútbol europeo. Si ganan se ceñirán la triple corona como ganadores en una misma temporada, de la Liga, la Copa y la Liga de Campeones de Europa, algo al alcance de únicamente cuatro equipos: Celtic Glasgow (1967), Ajax Amsterdam (1972), PSV Eindhoven (1988) y Manchester United (1999).

Guardiola está pendiente de la evolución de dos de los jugadores más determinantes de la temporada: Andrés Iniesta y Thierry Henry, ambos lesionados y cuya presencia en la alineación no está confirmada.

Pero Barcelona no sólo tiene problemas en estas dos posiciones, sino también para completar su defensa. Lesionado Rafael Márquez y sancionados Dani Alves y Eric Abidal, todos ellos titulares, Guardiola deberá alinear a una retaguardia no habitual en el partido más importante del año.

Sin Alves, Carles Puyol jugará de lateral derecho; sin Márquez, volverá a jugar Touré Yayá junto a Gerard Piqué; la ausencia de Abidal despierta un par de posibilidades: Sylvinho o Keita, en una decisión controvertida.

Si como todo apunta, juegan Iniesta y Henry, el centro del campo se completará con Busquets y Xavi. La delantera estaría ocupada por Lionel Messi y Samuel Eto'o.

No lo tendrá nada fácil el equipo barcelonista para conquistar su tercera 'Champions' de la historia. Enfrente tendrá al Manchester United, el actual campeón de la 'Premier', el equipo que defiende el título europeo conquistado la pasada temporada en Moscú, en una hiriente tanda de penaltis para el Chelsea.

Es el United de Ferguson el mejor rival en el partido soñado. El veterano técnico le ha dado el punto de cocción preciso a su equipo para tener los fundamentos del fútbol británico, pero también del fútbol continental, algo fundamental para triunfar en el Viejo Continente.

Por eso mismo, el Manchester United no debería ser el equipo generoso en ataque que se podría esperar, sino un conjunto calculador, especulador en ocasiones, a la espera de que el Barça lleve el peso del partido y aprovechar la velocidad de Park, Rooney y Cristiano Ronaldo en los contragolpes.

Algo similar ya se vio la temporada pasada, cuando el conjunto azulgrana sucumbió en las semifinales con un único gol de Paul Scholes en Old Trafford.

Ferguson tiene una baja en su nómina, la de Darren Fletcher -expulsado en la semifinal contra el Arsenal-, y una duda - Rio Ferdinand, con problemas físicos-, aunque en un principio el capitán de los ‘diablos rojos' jugará como titular.

Todo apunta a que el United se cubra las espaldas y pueble de volantes la mitad del campo. En defensa no hay dudas: O'Shea, Ferdinand, Vidic y Evra; en el centro, Carrick y Anderson son fijos. La duda consiste en quién acompañará a estos dos en esa zona. Giggs y Scholes son los que se disputan una plaza.

Un poco más adelante, Ferguson pondrá en juego a Park y a Rooney, por detrás de la única referencia en ataque: Cristiano Ronaldo. Bajo esta premisa, el argentino Carlos Tévez se quedaría de inicio en el banquillo, como también el búlgaro Dimitar Berbatov.

Se intuye que el duelo entre Leo Messi y Cristiano Ronaldo será determinante. Quien lo gane, seguramente también será quien levante la Copa, la de la Champions y también el 'Balón de oro' de la temporada que viene.

Roma (Italia)