Mayo 26, 2009

Roma, epicentro de sueños e ilusiones para ingleses y españoles

Aunque todavía no se ven demasiados aficionados en las calles, las camisetas rojas y los torsos desnudos de los aficionados del Manchester son más numerosas que las camisetas azulgranas en las calles romanas.

Bajo un sol abrasador, la ciudad tiene el aspecto de que prepara una gran celebración, con grandes gradas en el paseo de los Foros Imperiales y un estadio de arena para el Campeonato de Fútbol Playa instalado en el Circo Máximo.

Las pocas personas con camisetas del Barcelona se preguntaban por qué había tan pocos representantes de la afición azulgrana en el centro de Roma.

Cuatro aficionados mexicanos con camisetas del equipo catalán buscaban con la mirada otros aficionados de su equipo del alma, cerca de la urna donde es exhibida la Copa que será entregada al vencedor de la final de la Liga de Campeones.

"Acabamos de ver llegar al equipo a Via Veneto (una de las zonas más lujosas de Roma), allí sí que había algunos barcelonistas, pero todavía no se ven muchos en el centro de la ciudad", aseguraba uno de ellos, después de viajar a la capital italiana desde México exclusivamente para ver la final.

La diferencia en la presencia de las dos aficiones se notaba también en un quiosco improvisado que colocó un negociante romano, en el que se vendían ocho periódicos ingleses y sólo uno español, el diario Marca.

El ambiente futbolístico está muy presente hoy en el centro de Roma, con turistas e hinchas mezclados en las oficinas que las empresas patrocinadoras han colocado para la celebración de la final de la Liga de Campeones y para la promoción de sus productos.

Sólo periodistas, y algún que otro aficionado esporádico en busca desesperada de entradas para ver la final, deambulaban por la tarde en los alrededores del Olímpico de Roma.

Roma (Italia)