Octubre 25, 2010

Futbolista que se desvaneció en España no volverá a jugar

Según han asegurado a Efe fuentes del club, el anuncio se lo han hecho esta mañana los médicos, que estaban acompañados por el director deportivo del Salamanca, Baltasar Sánchez "Balta" y por el jefe de los servicios médicos del club, el doctor José Ignacio Garrido, después de ver la evolución del jugador.

Baltasar Sánchez ha asegurado a Efe que le han tratado de "hacer ver" al jugador que "después de lo que se vivió en el estadio Helmántico, que no pueda volver a jugar es lo menos malo".

Miguel García sufrió este domingo un desvanecimiento durante el partido entre el Salamanca y el Betis, en el minuto 56, provocado por un infarto cardiaco.

Tras la rápida intervención de los médicos de ambos clubes y de miembros de la Cruz Roja, se consiguió que recuperara el conocimiento, después de que durante "25 segundos estuviera muerto", como afirmó ayer el médico del Salamanca, José Ignacio Garrido.

La primera reacción de Miguel García, al conocer la noticia de que no podrá volver a jugar a fútbol, ha sido de "dolor, pero con resignación", según han indicado fuentes sanitarias.

Cuando el centrocampista natural de Albacete llegó al Hospital Clínico, y después de realizarle diversas pruebas médicas, se comprobó que el origen del desvanecimiento fue un infarto, lo que llevó a los médicos a colocarle un "stent" en una de sus arterias.

El jugador ha pasado la noche en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de este centro hospitalario y, según ha asegurado el doctor Garrido, jefe de los servicios médicos del Salamanca, su evolución "es positiva", por lo que se confía en que Miguel García "pueda pasar a planta esta misma tarde".

Durante toda la mañana, los jugadores unionistas han pasado por el Hospital Clínico para interesarse por el estado de salud de su compañero.

Miguel García tiene 31 años y llegó al conjunto salmantino esta temporada, procedente de la Unión Deportiva Las Palmas, tras pasar por el equipo de su ciudad, el filial del Zaragoza, la Ponferradina, el Castellón y el Cádiz.