Febrero 6, 2011

Real Madrid gustó, ganó y goleó

La Liga está dejando un duelo para la historia. Leo Messi contra Cristiano Ronaldo. Los dos mejores futbolistas del planeta se exhiben cada jornada. El 'hat-trick' del argentino y cuatro partidos sin marcar, empujaban al portugués hacia la ansiedad. Recién cumplidos 26 años y con ganas de celebrarlo sobre el césped, la Real Sociedad estaba señalada.

Por segunda vez José Mourinho apostó por las rotaciones. Por primera vez le funcionaron. La entrada en el equipo de jugadores frescos como Garay, Lass, Kaká y Adebayor permitió al Madrid cambiar el ritmo de sus últimos partidos. Desde el primer instante mostró al Bernabéu que le esperaba una tarde de diversión.

La grandeza en un pasado reciente de Kaká provocó que Mourinho le concediera un trato diferente. Otros regresan tras meses lesionados y no juegan -Fernando Gago-, pero con el brasileño fue distinto. Su aparición era un mensaje de optimismo.

Reapareció muy justo de forma y según mejora su físico va mostrando detalles del jugador que fue. Ante la Real Sociedad disfrutó de su mejor día. Recuperó sensaciones perdidas. Se asoció siempre con su amigo Cristiano y desequilibró.

El brasileño Kaká, anotó un gol elegante a los ocho minutos. Controló en carrera con la derecha y disparó pegado al palo con la zurda.

A los veinte minutos, los dos grandes protagonistas del encuentro volvieron a asociarse. Kaká encontró a Cristiano, que recortó con la derecha y desde la frontal soltó un fuerte zurdazo directo al fondo de la red.

El Real Madrid gustó, jugó con velocidad, dejó detalles técnicos vistosos, como un nuevo asocio de Cristiano, que no tenía y que necesitaba. En dos ocasiones Bravo se lució ante sus disparos. Kaká siempre participó y Adebayor hizo un buen trabajo en la zona del 9 asociándose bien con todos.

A cinco minutos del descanso con un cabezazo de Cristiano el Madrid se puso por encima en el marcador con tres goles gracias a un tiro de esquina medido de Özil.
En el segundo tiempo nada cambió y en el minuto sesenta Kaká fue substituido por el argentino Di María.

La Real Sociedad a punta de garra encontró el gol de la consolación en un rebote. Un error de Raúl Albiol al medir mal el salto, permitió a Tamudo controlar y disparar al cuerpo de Casillas, dejando un rebote que fue directo al cuerpo de Arbeloa, que, sin poder evitarlo, empujó el esférico a su portería.
Tras fallar claras ocasiones, en el minuto 89 Adebayor tuvo recompensa a su arduo trabajo e insistencia para darle la victoria final al equipo merengue de 4 - 1

Temas relacionados: