Febrero 7, 2009

Cero y van siete victorias consecutivas para el Real Madrid

El ariete Raúl, que el fin de semana pasado igualó el récord de 307 goles de Alfredo di Stefano en el Real Madrid, dejó el balón en el camino de Higuaín con un tiro de cabeza, lo que permitió que este último anotara el único gol del encuentro poco después del comienzo del segundo tiempo.

El delantero argentino entró al área, evitó una marca de César Navas y disparó el balón por sobre el portero Toño y a una esquina de la valla rival.

Cuando faltaban 15 minutos para el término del partido, Jonathan Pereira tuvo la oportunidad de conseguir el empate, pero el arquero del Real, Iker Casillas, salió para tapar el remate del delantero, tras lo cual Fabio Cannavaro sacó el balón del área.

El Real, campeón defensor del título, ha obtenido 47 puntos en 22 partidos, lo que lo sitúa en el segundo lugar de la tabla de posiciones y nueve más puntos más abajo que el puntero Barcelona, que recibirá el domingo al Sporting de Gijón. El Rácing se mantiene en el décimo lugar, con 28 puntos.

Betis se quedó con el clásico

El Betis, que no ganaba en el Pizjuán desde la temporada 1996-97, se reencontró con la victoria (1-2) en el campo del eterno rival doce años después, en un choque en el que el Sevilla se quedó tocado cuando, en el minuto 69, fue expulsado el argentino Aldo Duscher y al momento Sergio García puso el 0-1.

El partido, hasta entonces, estuvo equilibrado con dos equipos que se respetaron mucho y que buscaron sobre todo no perder, pero el choque cayó del lado bético, que consigue un triunfo de doble valor, uno para alejarse de los puestos de descenso y otro para ganar en moral después de una racha de malos resultados.

Los sevillistas, por contra, notaron el desgaste de luchar por entrar en la final de la Copa del Rey y no fueron capaces de encontrarse con la victoria en la Liga, torneo en el que suman tres derrotas consecutivas, algo que, no obstante, no les privará de estar una jornada más en puestos de Liga de Campeones.

El equipo ‘verdiblanco' salió metido en el partido, marcó de cerca en el centro del campo y ello obligó al Sevilla a efectuar un juego directo con el que el rival no tuvo demasiados problemas en la defensa.

Además, los de Paco Chaparro, con el debutante en esta segunda etapa bética Ricardo Oliveira metido entre los centrales franceses locales, Julien Escudé y Sebatien Squillaci, lo intentaron con avances por las bandas para aprovechar el olfato de gol del delantero brasileño.

La partida táctica la ganaban los visitantes, sobre todo por su banda derecha, donde el lateral caboverdiano Nelson Lima encontró espacio, aunque el primer susto lo dio el Sevilla a los 23 minutos, cuando el árbitro anuló un gol del centrocampista marfileño Ndri Romaric por fuera de juego tras un centro de Jesús Navas.

A partir de esa jugada se equilibró el choque, porque el conjunto de Manolo Jiménez empezó a encontrar a sus extremos Jesús Navas y Diego Capel y el meta portugués Ricardo Martins también empezó a trabajar.

En la fase final de la primera parte, el Sevilla acrecentó su empuje, pero eso motivó que el Betis encontrara huecos con los que crear peligro, por lo que se vieron los momentos más intensos.

La segunda parte comenzó con dos avisos tempraneros locales, en centros y remates de cabezas alternos de Capel y Navas y con un Sevilla que adelantó metros en busca desequilibrar el empate, pero al igual que en el primer período los béticos no renunciaron a los contragolpes para coger despistada a la defensa adversaria.

Se mantuvo así el equilibrio entre un equipo el local que quiso ejercer de dominador y un visitante que no se descompuso, por lo que Manolo Jiménez dio entrada al campo a los brasileños Adriano Correia y Renato Dirnei para dar más frescura ofensiva.

Lo que pasó fue que el centrocampista argentino Aldo Duscher vio la segunda tarjeta amarilla por una entrada al lateral izquierdo Fernando Vega y que en la siguiente jugada el Betis, por mediación del delantero Sergio García, puso el 0-1 al falta de veinte minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario.

A los locales se le puso el partido complicado, porque atacaron como pudieron y precipitadamente ante unos visitantes mucho más frescos y que se aprovecharon de que estaban en superioridad numérica para intentar sentenciar el choque en alguna contra, lo que consiguió Oliveira en el minuto 83 con el 0-2, aunque el tanto del malí Frederic Kanouté diera algo de incertidumbre al final.