Marzo 21, 2009

Sevilla y Villarreal empezaron a calentar la Liga Española

Tres goles del delantero malí Frederic Kanouté y otro del brasileño Luis Fabiano dieron una cómoda victoria al Sevilla sobre el Valladolid, que se tuvo que rendir ante un rival que se afianza en la tercera plaza de la Liga Española.

El conjunto visitante, que llegó al Sánchez Pizjuán con unos buenos números y con grandes resultados frente a equipos de la zona alta, tanto que optaba a engancharse en la lucha por los puestos europeos, controló bien al adversario en la primera parte, pero no pudo con la claridad rematadora de Kanouté y, en el segundo periodo, con un Sevilla que recordó al de sus mejores momentos.

Salió el conjunto vallisoletano bien dispuesto e incluso el uruguayo Fabián Cannobio gozó de una gran oportunidad de adelantar a los suyos a los seis minutos, pero su intencionado lanzamiento de libre directo lo repelió el meta Andrés Palop.

La respuesta del Sevilla tardó en llegar dos minutos y un inteligente pase del marfileño Ndri Romaric, que actuó como falso extremo izquierdo, lo resolvió con gran calidad Kanouté, quien está en racha anotadora y sumó su decimotercer gol en la Liga.

El equipo de José Luis Mendilíbar pasó de un posible 0-1 al marcador en contra y por ello tuvo que intensificar su disposición ofensiva ante un rival que intentó que el Valladolid no le comiera el terreno.

Los visitantes, con una presión asfixiante en el centro del campo, lograron el objetivo de llevar la iniciativa y se acercaron con asiduidad al área local hasta que el delantero sueco Henok Goitom acertó a conectar un cabezazo libre de marcar al que fue imposible que respondiera Palop.

El 1-1 no cambió al Valladolid, que, lejos de replegarse, se mantuvo fuerte y complicó la reacción de un equipo de Manolo Jiménez que no supo dar juego a Kanouté y al brasileño Luis Fabiano y que no utilizó casi nada sus extremos.

En esta tónica, a los sevillistas les dio un arrebato de intensidad en la fase final de la primera mitad y entonces sí se vio a ese equipo incisivo y con mucho peligro que no paró hasta que otra vez Kanouté, de otro magnífico remate, le puso el balón imposible al portero paraguayo Justo Villar.

En el segundo período el Valladolid mantuvo sus claras intenciones ante un Sevilla que dio el terreno al rival para sorprender a la contra, algo que logró poco antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora con un gol de Luis Fabiano en una acción en la que rozó el fuera de juego.

Mendilíbar, que vio que su equipo bajó en intensidad ante el empuje del rival tras el 3-1, movió el banquillo y sacó a Víctor Fernández y Vivar Dorado para equilibrar la situación, pero antes de comprobar si le daba resultado esa opción Kanouté, de gran cabezazo, puso ya un imposible 4-1 para los intereses visitantes a falta de veinte minutos para la conclusión.

Villarreal celebró en el Madrigal
El Villarreal logró una importante victoria sobre el Athletic que lo mantiene en puestos de Liga de Campeones, en un encuentro abierto y que sólo se definió en la recta final del mismo.

Los locales impusieron su calidad en los últimos metros y los bonitos goles de Santi Cazorla y del chileno Matías Fernández sentenciaron a un voluntarioso y peligroso conjunto de Joaquín Caparrós.

Fue un partido con alternativas en ambas porterías y con un guión, en el que los locales llevaban el peso pero sin continuidad y los visitantes explotaban sus opciones al contragolpe y a balón parado buscando siempre a Fernando Llorente.

Al Villarreal le costaba generar peligro por culpa de las imprecisiones a la hora del último pase, mientras que el Athletic siempre daba la sensación de peligro.

No obstante, el partido había comenzado con unas aproximaciones peligrosas con el turco Nihat y el italiano Rossi como protagonistas, pero los de Caparrós anunciaron que no querían ser menos y que el partido no sería tan fácil.

Así, tras ajustar un poco mejor las marcas, comenzaron a acercarse a la portería de Diego López, quien, como en el Vicente Calderón en la jornada anterior, volvía a lucirse a un fuerte disparo de Gabilondo y a otro de Toquero que equilibraba unos primeros quince minutos muy intensos.

Tan sólo dos jugadas polémicas alteraron el guión hasta el descanso, un gol anulado a los locales al minuto veinte, por posición ilegal de Joan Capdevila, y una posible pena máxima de Godín en área local, que no vio Velasco Carballo.

La segunda parte empezó igual que la primera, ya que en cuatro minutos se contabilizaban ya dos llegadas con peligro por parte de los dos equipos.

Los primeros diez minutos fueron vibrantes, con dos contendientes que buscaban con sus armas hacer peligro y a los que les faltaba sólo acierto en los metros finales.

Pero como el Villarreal era el que arriesgaba un poco más, encontró el premio a los 68 minutos merced a un buen envío de Rossi a Cazorla que marcó con un potente disparo que superó a Iraizoz.

Tras este gol el partido se abrió aún más y las ocasiones se sucedieron. Aparecieron los Llorentes.

El local, Joseba, cruzó demasiado la pelota en una gran contra y el visitante, Fernando, se encontró a Diego López en otra gran parada del guardameta local.

Con los vascos volcados, las cosas estaban pendientes de quien acertaría con una gran incertidumbre. Y lo hizo el chileno Matías Fernández, quien puso el 2-0 tras una brillante acción personal.

Partidos de la jornada

Sábado

Villarreal 4 - Athletic 1
Sevilla 2 - Valladolid 0

Domingo

Getafe - Recreativo
Real Madrid - Almería
Osasuna - Espanyol
Deportivo - Betis
Numancia - Sporting
Racing - Valencia
Barcelona - Málaga
Mallorca - Atlético de Madrid