Abril 22, 2009

Pepe podría tener una larga sanción en la Liga Española por actos de violencia

Además en la posterior pelea, Pepe golpeó a otro jugador del Getafe, Juan Albín, en la cara y agredió verbalmente al cuarto juez del partido.

"(Pepe) propinó una patada al jugador objeto de la falta, y un puñetazo en la cara a un adversario", dijo el árbitro Carlos Delgado Ferreiro en su informe.

"Dicho jugador, cuando abandona el terreno de juego, se dirige al cuarto árbitro con la siguiente frase: 'Son todos unos hijos de...'", escribió.

Pepe también violó las normas al volver al campo a celebrar el gol de la victoria de Higuaín con sus compañeros, añadió Delgado.

Pepe confesó que durante unos segundos, del penalti no señalado sobre Gonzalo Higuaín a su acción, tuvo la sensación de sufrir un momento de éxtasis, a lo que sumó la frustración de cometer un penalti a dos minutos del final que podía haber costado las opciones al título del Real Madrid.

El defensor madridista pidió después perdón por sus acciones pero se perderá el partido contra Sevilla, tercero en la tabla, este fin de semana y casi seguramente no podrá disputar el clásico contra Barcelona en casa en unos diez días.

Dependiendo de la decisión del comité disciplinario, que se conocería hacia final de semana, Pepe podría incluso ser suspendido para los seis encuentros que quedan de campeonato.

El presidente del Getafe, Ángel Torres, fue citado en algunos medios diciendo que esperaba que Pepe fuera sancionado con 10 partidos de suspensión.

El entrenador del Madrid, Juande Ramos, defendió a Pepe tras el encuentro, diciendo que pretendía dar una patada al aire, y no al jugador.

El portero Iker Casillas, que atajó el penal de Casquero, fue menos indulgente: "No se puede hacer lo que ha hecho Pepe vistiendo la camiseta del Madrid".

Pero el incidente de Pepe, no fe el único, otro jugador madridista, Marcelo, también empañó el triunfo ‘merengue' al hacer gestos burlescos al argentino 'Cata' Díaz, defensa del Getafe, con el que arrastraba un 'pique' desde una falta de Javi García que los jugadores azulones reclamaban como agresión.

El 'Cata' se dirigió al acabar el partido hacia Marcelo y este se burló en un gesto nada deportivo, lo que enfureció al argentino, quien tuvo que ser parado por compañeros y rivales para evitar males mayores mientras Marcelo correteaba por el césped.

Fueron dos imágenes poco gratificantes, lo peor de un partido de locos. Un encuentro de esos que tantas veces se han visto en el Bernabéu, con una remontada épica al final. Con situaciones inesperadas, pero, como les ocurrió a Pepe y Marcelo, superados por los acontecimientos, con estas acciones indeseables dentro del mundo del deporte.

(Madrid) España

Temas relacionados: