Mayo 12, 2009

Barcelona y Athletic Bilbao van por más que un trofeo en la Copa del Rey

El objetivo de los azulgranas será demostrar un poco más de su superioridad, levantando una nueva copa, que sería su vigésima quinta, y además saldar una deuda pendiente con el conjunto bilbaíno, que salió vencedor (1-0) de la última final que disputaron ambos equipos en 1984.

El Barça ha mantenido esta Copa en un tercer plano toda la temporada. Su técnico, Josep Guardiola, dio prioridad a la Liga y la 'Champions', pero una vez que se ha llegado a la final y el título está en juego, habrá que ver si mantiene el guión de jugar con suplentes en la Copa del Rey, o por el contrario se sale del mismo para apostar por un equipo de máximas garantías que le dé el título.

De todas formas, el entrenador catalán tampoco tiene mucho donde escoger: las lesiones de Iniesta, Henry y Márquez y la sanción de Abidal, por la que el Barcelona recurrió al Comité de Competición, son cuatro importantes contratiempos que obligarán a hacer diversos retoques en el once inicial.

Guardiola se llevará a toda su plantilla al estadio del Valencia, incluidos los lesionados a excepción de Iniesta, pero sólo tiene 18 jugadores disponibles.

Pinto, Valdés, Cáceres, Puyol, Piqué, Alves, Sylvinho, Sergio Busquets, Touré Yaya, Víctor Sánchez, Xavi, Keita, Gudjohnsen, Hleb, Pedro, Messi, Eto'o y Bojan, forman la lista de convocados.

Lo que sí parece claro es que el Barça que jugará en Mestalla será con Pinto en la portería, Bojan en punta, y nueve más. El guardameta y el delantero catalán han sido titulares durante toda la Copa y con sus actuaciones llevaron a los azulgranas hasta al final. Guardiola tiene pensado premiarles dándoles continuidad también ante el Athletic.

Pinto podría mandar una defensa formada por Piqué y Puyol en el eje, Alves en el lateral derecho y Sylvinho en el lateral izquierdo, que ocuparía la plaza de Abidal si esta tarde el Comité de Competición no le quita la roja que vio ante el Villarreal.

A Bojan, podrían acompañarle en punta Eto'o y Hleb (Guardiola podría reservar a Messi para darle entrada en la segunda mitad), mientras que el centro del campo estaría formado por Xavi y Keita como volantes y Sergio Busquets como pivote defensivo.

Bilbao acoge el compromiso que le ha devengado una discreta trayectoria copera, aunque con el golpazo de la semifinal ante el Sevilla. El equipo está amparado en el apoyo que le está brindando una afición que ha ido más allá de lo que ya se esperaba de ella.

Si hasta hace poco en el vestuario del Athletic parecía referirse a un imposible, cada vez que hablaba de una hipotética victoria en la final, poco a poco esta parte se ha ido considerando perfectamente factible.

Quizás sea por la tranquilidad de haber terminado ya con los apuros clasificatorios en la Liga o porque empieza a ver grietas en el poderoso Barcelona, que llegará al día definitivo sin Iniesta ni Henry.

Así, uno de sus jugadores, su principal referencia de los dos últimos años, Fernando Llorente, se atreve a apostar sin tapujos que el Athletic va "a ganar la final".

Aún en ese estado cada vez más optimista, todos ellos destacan un rival al que asumen que todos los equipos quieren parecerse, por tratarse en estos momentos de una de las referencias históricas en cuanto a juego.

Por eso, una victoria pondría al Athletic "en el centro del mundo futbolístico", según el técnico Joaquín Caparrós, para quien el choque supone una oportunidad de "reivindicar" el modelo singular de jugar solo con futbolistas de la tierra que propone el club vasco.

El técnico sevillano parece manejar un plan 'B' respecto al inicialmente previsto, el de colocar a Markel Susaeta, de los más destacados en las últimas jornadas, en el equipo titular en detrimento de David López.

Si lo lleva a cabo, el Athletic ganaría en intención ofensiva, pero perdería a balón parado, curiosamente la parte del juego en la que el conjunto bilbaíno ha puesto buena parte de su fe en la victoria.

Por lo demás, las dudas se centran en quienes completarán la convocatoria y si va a entrar o no Joseba Etxeberria, quien lleva década y media esperando un partido como éste.

El veterano internacional quizás sea el que más sueñe con el triunfo, ya que probablemente sea la única oportunidad que le queda de darle un título al club que apostó por él como estrella cuando solo tenía 17 años.

Si al final del partido es el '17' rojiblanco el que levanta el trofeo, el Athletic volverá a sentirse de nuevo 'Rey de Copas', algo que le discuten el Barcelona y sus 24 títulos.

Valencia (España)