Junio 2, 2009

La llegada a Real Madrid “es un sueño” para Manuel Pellegrini

Pellegrini, de 55 años, llega al conjunto blanco tras cinco años en el Villarreal y como primer fichaje del nuevo presidente, Florentino Pérez. El nuevo entrenador de la ‘casa blanca' se mostró convencido de poder estar a la altura de las circunstancias.

"Tanto en Ecuador como en Argentina la presión es grande, pero a mí me motiva, no me achica. No me van a hacer cambiar", aseguró el chileno.

"Para cualquier técnico dirigir a la institución más grande del mundo es un sueño. Siento orgullo por poder hacer realidad un sueño a base de trabajo, exigencia y desafíos. Es un gran orgullo que el crecimiento de mi carrera y de mi vida con unos valores me hayan convertido en el elegido para dirigir al Real Madrid", agregó.

Acompañado de Jorge Valdano, director general del Real Madrid, Pellegrini ofreció una amplia rueda de prensa, con numerosas preguntas, en la que evitó entrar en nombres propios de fichajes o descartes, pero dejó muestras de su decálogo como entrenador.

"Se han oído muchos nombres, todos de grandísimos jugadores. Cualquier club del mundo los querría. Pero no vi ninguna declaración oficial del club al respecto. El proyecto va a ser grande, pero ya veremos los nombres", señaló.

Por otra parte, Pellegrini dijo que su equipo tratará de hacer un fútbol vistoso.

"Hay 80.000 personas que buscan espectáculo, no un equipo que marque un gol y pase el resto del encuentro buscando mantener el resultado. Quieren más y es lógico. Todo parte por ganar, y a partir de ahí pasamos al cómo ganar", explicó.

Tras vivir de cerca los últimos cinco años del Real Madrid, Pellegrini rescató una palabra, "la excelencia", que utilizó Ramón Calderón cuando sustituyó a Fabio Capello por Bernd Schuster.

"En cinco años he visto al Real Madrid salir campeón sin conformarse nunca, sin que el proyecto logre la excelencia que la gente quiere. Ese es mi desafío. Mezclarlo con los resultados que ha tenido este plantel, que de los tres últimos años en dos fue campeón. Sabemos lo que se necesita", argumentó.

El chileno mostró su forma de ser cuando aseguró que llegar al club merengue no cambiarán sus principios. "No me siento un entrenador galáctico ni estar en el Real Madrid me va a cambiar la manera de ser".

Señaló al diálogo" como la mejor arma para solucionar problemas con los jugadores. "Cuando hay un conflicto se soluciona con diálogo, sabiendo que hay roles que respetar. Es importante la parte de liderazgo en un plantel. No tengo problema ni temor a las figuras, cada uno tiene su rol".

Por último, dedicó unas palabras a la cantera, el tercer pilar del nuevo proyecto de Florentino Pérez tras los fichajes de los mejores jugadores del mundo y la deseada españolización del equipo.

"El Real Madrid tiene una cantera de jugadores que se integrará en el proyecto. La cantera en todos los clubes debe tener participación importante, pero el club no puede ser formativo y competitivo. Los jugadores que tengan calidad para jugar van a tener su oportunidad", reconoció.

Madrid (España)

Temas relacionados: