Julio 28, 2009

Terminó el "culebrón" de David Villa y su posible traspaso

"No hay ningún tren que haya perdido, algunos me están llamando viejo con 27 años y cuando tenga 30 no sé lo que seré. Todo lo que he conseguido hasta ahora, que no es poco, lo he conseguido con el Valencia y la selección, y antes con Zaragoza y Sporting. La prensa dice que soy uno de los mejores del mundo y eso lo he conseguido con el Valencia", recalcó.

El futbolista asturiano, que llevaba más de un mes sin hacer declaraciones a los medios de comunicación, insistió en que tras un verano muy movido da por resuelto definitivamente su posible salida del club valenciano y aseguró que está muy ilusionado ante la nueva temporada.

"Estoy contento y con ganas. He sido sincero en todo y, a partir de aquí, se acabó. El verano pasado fue similar, pasé cuatro meses con la misma historia, pero a partir de aquí este tema se ha acabado", insistió.

Villa apuntó que la reunión que mantuvo en Madrid con el presidente del Valencia, Manuel Llorente, tras volver de Suráfrica no fue tensa como se dijo, sino que el objetivo de la misma fue que el club le explicara en qué había cambiado la situación de la entidad para pasar de querer traspasarlo a dejar de hacerlo.

"No tengo nada que reprochar a nadie. En la reunión de Madrid hablé con el presidente cara a cara y lo que quería era que nos explicara qué había cambiado para pasar de una situación a otra y tras ella salí más convencido, vi que habían cambiado las cosas y que el club quería quedarse conmigo", explicó.

"Acepté y comprendí sus razones. Lo que me dijo en esa reunión no lo voy a contar porque son asuntos del club. Mi venta era por unas necesidades económicas que luego cambiaron. Le dije que si para el club lo mejor era que me quedara, yo estaba encantado. En ningún momento fue una reunión tensa como se dijo", añadió.

El máximo goleador español de la pasada campaña comentó, que a lo largo de este verano, nunca se vio como jugador de otro club y reconoció que sólo la pasó mal cuando se encontraba en Suráfrica para jugar la Copa Confederaciones, ya que estaba alejado de su familia.

"No me sentí en ningún momento jugador de otro equipo porque el club no me comunicó que hubiera cerrado nada con ningún otro equipo. No me he sentido utilizado, los clubes intentan reforzar sus plantillas, barajan varias opciones y al final se hacen una o dos. El Barca y el Madrid trataron de ficharme, pero el club pidió unas cantidades más altas de las que llegaron a ofrecer y me quedé", dijo.

Al responder por su actitud de no realizar declaraciones, el futbolista indicó: "no podía pasar todo el verano afirmando o desmintiendo todo lo que salía, por eso opté por estar callado. También por respeto al club cuando se encontraba negociando con otros equipos y había que dejarlo tranquilo para que buscara lo mejor".

Temas relacionados: