Agosto 8, 2009

Atlético de Madrid sorprendió a Liverpool en Anfield

Anfield fue testigo del mejor duelo de esta pretemporada del equipo rojiblanco, en una prueba definitiva para evaluar su nivel para la previa de la Liga de Campeones y en la que el entrenador Abel Resino apostó por su once tipo, el esperado y el mismo que seguramente alineará dentro de once días en Atenas ante el Panathinaikos.

La primera parte ofreció un Atlético poderoso, a la altura que se espera de un equipo deseoso de pelear con los grandes de Europa. En defensa, el aspecto más preocupante en esta pretemporada, no sufrió demasiado, salvo en momentos puntuales, rebajó su número de fallos y, cuando cometió algún error, aparecieron las cualidades de Sergio Asenjo, un seguro en la portería rojiblanca.

Y, en ataque, el Atlético es casi infalible. Su línea más potente exhibió de nuevo una pegada incontestable. Lo hizo en su primera ocasión, una de sus jugadas más trenzadas desde la defensa en los últimos años, culminada con un centro perfecto de Antonio López y un cabezazo imparable del argentino Sergio 'Kun' Agüero (0-1, m. 14).

La reacción inmediata del Liverpool llegó con un puñado de oportunidades de un activo Fernando Torres contra su ex equipo -Asenjo le detuvo un mano a mano y luego envió un disparo al poste-. Sólo él, además de algunos minutos de nerviosismo defensivo antes del descanso, alteraron la gran primera parte del Atlético, que ya mandaba por 0-2 (m. 32) con un tiro a la escuadra del uruguayo Diego Forlán, tras un taconazo del portugués Simao Sabrosa. Un golazo.

Más inquietante fue el inicio de la segunda mitad para el conjunto rojiblanco, al que la presión rival le impulsó a dar un paso atrás, a sentirse más incómodo con la pelota y a sufrir algo más en defensa con dos cabezazos del brasileño Lucas Leiva y Torres y un remate fallido de Steven Gerrard a un metro de Asenjo.

La luz de alerta en el Atlético, sin embargo, sólo duró unos minutos, el tiempo que tardó el equipo de Abel en adelantar su presión y recuperar la precisión en el centro del campo, donde el incansable esfuerzo de un sobresaliente Paulo Assuncao desesperó a los medios del Liverpool y recuperó la seguridad rojiblanca.

El Atlético ya fue el dueño del partido. Mucho toque en campo del conjunto inglés, algunas jugadas ofensivas y un par de disparos lejanos de Agüero y Simao ratificaron el dominio de los visitantes, sólo sobresaltados en las acciones de Torres, que se encontró este sábado con un muro insuperable en la portería rival: Asenjo, que le detuvo otro mano a mano, otro remate y otro intencionado disparo.

Pero el bloque rojiblanco se complicó él solo el partido. En los instantes finales, en el enésimo error defensivo en esta pretemporada, en un desajuste del checo Tomas Ujfalusi al tratar de provocar el fuera de juego, Lucas Leiva dio vida al encuentro con el definitivo 1-2, el único contratiempo de este sábado para un Atlético notable.