Septiembre 22, 2009

Barcelona no tuvo piedad frente al Racing de Santander

 Pep Guardiola no reservó a ninguno de sus jugadores de ataque en su visita al Sardinero esperando encontrarse con el resistente Racing de las últimas temporadas, pero lo que tuvo enfrente fue un equipo que nunca metió el pie y que se vio en ridículo por su falta de agresividad.

Por su parte, el técnico del Racing, Juan Carlos Mandía, tampoco dio descanso a nadie y repitió la alineación que presentó en Málaga para acabar sumando apenas hace tres días su primera victoria en la Liga. Y los jugadores respondieron a esa confianza con una de las peores actuaciones que se recuerdan en el Sardinero.

El partido empezó con el Racing replegado ante un Barcelona que tocaba el balón sin prisa y que sólo se acercaba al área del conjunto cántabro cuando éste perdía la posesión en su propio campo, como en la acción que dio lugar al primer disparo al arco, obra de Henry, que salió desviado.

El Barça rondaba el área rival pero sin crear peligro a la ordenada zaga del Racing que, una vez superado el primer cuarto de hora, dio un paso adelante y dispuso de tres jugadas de estrategia, dos faltas y un saque de esquina, todas ellas mal ejecutadas.

Sin embargo, cuando el Barcelona parecía más apagado llegó el primer gol en un saque de falta de Xavi, que abrió a Messi para que éste centrara al segundo palo, donde Ibrahimovic ganó en el salto a su marcador y batió de cabeza a Toño. Y, en la siguiente jugada del Barcelona, el propio Ibrahimovic pateó al palo.

El Racing estaba muy tocado y, apenas cuatro minutos más tarde, la defensa cántabra contempló como Xavi tocaba fácil para Messi y el argentino marcó con un disparo desde fuera del área, colocado a la base del poste derecho de la portería de Toño.

El Barcelona siguió aprovechándose de la endeble defensa del Racing y, con un pase de Ibrahimovic, Piqué anotó el tercer gol. No se cumplía la primera media hora y el Racing ya recibía tres goles, igual que ocurrió en la primera jornada frente al Getafe.

La afición del Racing expresó entonces su descontento, más que con el resultado que campaba en el marcador, con la falta de garra de su equipo. La sensación en las gradas era que el Barcelona no quería hacer más daño.

Con el tiempo cumplido Alves dio un pase desde el costado derecho y Morris al intentar despejar marcó en su propia puerta, pero el árbitro decretó fuera de juego de Messi al tiempo que pitaba el final de la primera parte.

Al comenzar la segunda parte Ibrahimovic se torció el tobillo y fue sustituido por Pedro, como también lo fue poco después Piqué por Márquez, dado que el central jugó casi todo el primer periodo con un vendaje en la cabeza por una brecha que se hizo con los tacos de un defensor.

El cuarto gol del Barcelona lo anotó Messi en jugada personal. El argentino recorrió la frontal del área sin que nadie le entrara y acabó engatillando un zurdazo que entró por la escuadra.

Tras el gol Guardiola sustituyó a Messi, que abandonó el terreno de juego ovacionado por el público, sustituido por Iniesta.

La única acción positiva del Racing fue el gol que marcó Serrano con un disparo desde fuera del área ante el que nada pudo hacer Valdés. Un gol que al menos sirvió para que los cántabros se echaran arriba aprovechando que el Barcelona no apretaba.

En el otro encuentro de este martes, el Sevilla acabó con la racha negativa que le suponían las visitas del Real Mallorca en las últimas temporadas, con un triunfo de 2-0 que lo ubica en la parte alta de la clasificación. Las anotaciones fueron conseguidas por Sebastien Squillaci al minuto 16, mientras que Diego Perotti consiguió el segundo tanto nueve minutos después.

La fecha continuará con los siguientes partidos:

Miércoles 23 de septiembre  

Espanyol - Málaga
Villarreal - Real Madrid
Atlético Madrid - Almería
Xerez - Deportivo La Coruña
Valladolid - Osasuna
Tenerife - Athletic Bilbao
Getafe - Valencia

Jueves 24 de septiembre

Sporting Gijón - Real Zaragoza