Septiembre 23, 2009

De la mano de Cristiano Ronaldo y Kaká, Real Madrid siguió sumando de a tres

El partido todavía se estaba desperezando cuando Cristiano Ronaldo arrancó la jugada con un tacón desde la banda izquierda y se fue directo a la portería del Villarreal sorteando a unos defensores aún dormidos y sorprendiendo al meta local con un disparo raso y seco que se coló junto a la base del poste.

El portugués se fue como una exhalación a celebrar el gol al banquillo con Raúl, mientras Pellegrini veía como el partido se le ponía a favor, tras tener que modificar a última hora su equipo debido a una gastroenteritis de Garay, que lo obligó a improvisar con Lass de lateral derecho y dar entrada en el once inicial a Gago.

El argentino, muy criticado por sus últimas actuaciones, se hizo el amo del medio campo. El Villarreal no encontraba la manera de carburar en ataque ante el buen posicionamiento del equipo madridista y sólo las esporádicas apariciones de Rossi y Cazorla obligaban a la zaga del Real Madrid a entrar en acción.

Real Madrid, a pesar de no desplegar un juego fluido en ataque, creaba mucho peligro cada vez que se asociaban Guti, Kaká y Cristiano, este último eléctrico en cada una de sus acciones. Higuaín pudo poner la puntilla al Villarreal a los 22 minutos, pero el argentino erró de forma clamorosa una gran ocasión.

Con el paso de los minutos, los de Ernesto Valverde comenzaron a darse cuenta de la fragilidad defensiva de la banda izquierda madridista y por ahí inquietaron algo a Casillas, aunque el portero internacional español no pasó grandes apuros.

El partido terminó de ponerse a favor del Real con la expulsión de Gonzalo, aunque se llegó al descanso con la mínima ventaja madridista.

En la reanudación, el Villarreal salió más enchufado que el Real Madrid y Rossi tuvo el empate, tras una indecisión de Sergio Ramos, pero el disparo del italiano fue bien despejado por Casillas.

A pesar del alza de los locales, el Real Madrid respondió a los diez minutos con una gran disparo de Cristiano Ronaldo que despejó, soberbio, Diego López y que Ángel terminó de rechazar desde la línea de gol.

Los ‘castellonenses', a punta de casta y coraje, ponían en problemas a un Real Madrid que no sabía aprovechar su superioridad numérica. Sin embargo, unas manos de Ángel en el área, tras un centro de Marcelo, abortaron el intento de los locales de reaccionar. Kaká transformó el penalti y puso el 0-2 en el marcador que finiquitaba el partido.

Pellegrini dio descanso a Kaká y Guti pensando en el próximo compromiso y el choque fue languideciendo ante la impotencia de un Villarreal que buscó sin éxito recortar diferencias.

Otros resultados de la Jornada:

Miércoles

Atlético Madrid 2 - 2 Almeria
Espanyol 2 - 1 Málaga
Valladolid 1 - 2 Osasuna
Villarreal 0 - 2 Real Madrid
Xerez 0 - 3 Deportivo La Coruña
Tenerife 1 - 0 Athletic Bilbao
Getafe 3 - 1 Valencia

Jueves

Sporting Gijon - Zaragoza

Temas relacionados: