Octubre 1, 2009

Diego Forlán, un goleador con Bota de Oro

Este jueves recibió el trofeo, el segundo de su carrera tras el logrado en el curso 2004-05 con el Villarreal (25 dianas), de las manos de Josep Prats, director de Comunicación de 'Don Balón', y Ferrán Martínez, director de 'Banc Sabadell Sports And Entertainment', y arropado por su familia y amigos en un céntrico hotel madrileño.

"Diego Forlán es, en estos momentos, el mejor delantero de Europa", recordó Enrique Cerezo, su presidente en el Atlético y que intervino por vídeo conferencia desde Copenhague, donde está junto a la delegación de Madrid 2016, que este viernes conocerá si es designada sede de los Juegos Olímpicos de ese año.

La entrega de la Bota de Oro fue un homenaje a Diego Forlán, pero también a los goleadores del pasado, con Adrián Escudero, el máximo anotador de la historia del Atlético con 150 dianas, Adelardo Rodríguez y Enrique Collar, y del futuro del club rojiblanco, con los mejores atacantes de la cantera durante el pasado curso.

Su aporte ofensivo la pasada temporada, fue decisivo para el cuarto puesto y la presencia del Atlético en la Liga de Campeones por segundo año consecutivo, le situó como el mejor goleador de Europa con 64 puntos, cuatro más que el segundo clasificado, el camerunés Samuel Eto'o, con 30 anotaciones (60 puntos).

Por detrás se quedó también Marc Janko, que logró 39 goles la pasada temporada con el Salzburgo austríaco. Sus tantos, sin embargo, tienen menor valor en el cálculo de este prestigioso galardón (1,5 puntos) que en los torneos nacionales más potentes del continente, como en España (2 puntos). El ariete sumó 58,5 puntos.

El delantero, máximo realizador del club rojiblanco en una temporada de Liga desde el brasileño Baltazar, que logró 35 tantos en 1988-89, es el octavo futbolista que gana el galardón al mejor goleador de las Ligas europeas en dos ocasiones, la primera en el curso 2004-05 en las filas del Villarreal.

Sólo lo consiguieron otros siete jugadores: los portugueses Eusebio, con el Benfica en 1967-68 (42 goles) y 1972-73 (40), y Fernando Gómez, con el Oporto en 1982-83 (36) y 1984-85 (34); el alemán Gerd Muller, con el Bayern Múnich en 1969-70 (38) y 1971-72 (40); el rumano Dudu Georgescu, con el Dínamo de Bucarest en 1974-75 (33) y 1976-77 (47); el escocés Ally Mccoist, con el Rangers en 1991-92 (34) y 1992-93 (34); el brasileño Mario Jardel, con el Oporto en 1998-99 (36) y 2001-2002 (42), y el francés Thierry Henry, con el Arsenal en 2003-04 y compartida con Forlán en 2004-05.

También es uno de los cuatro jugadores iberoamericanos que ganó este trofeo en alguna ocasión, junto al mexicano Hugo Sánchez, que lo conquistó con el Real Madrid en 1989-90, con 38 tantos, y el brasileño Ronaldo, con el Barcelona en 1996-97 (34 goles), además de Mario Jardel y el delantero uruguayo.

En la historia de la Bota de Oro, que se remonta a 1967-68, sólo aparecieron, además del Atlético el pasado curso, otros cuatro equipos españoles: Real Madrid, con Hugo Sánchez en 1989-90; Barcelona, con Ronaldo en 1996-97; Deportivo de La Coruña, con el holandés Roy Makaay en 2002-03; y Villarreal, con Forlán en 2004-05.