Octubre 23, 2009

Atlético Madrid despidió al técnico Abel Resino

En un breve comunicado publicado en su página web, el club afirma que "Abel Resino ha dejado de ser entrenador de la primera plantilla del Club Atlético de Madrid" Temporalmente, y mientras se designa al próximo estratega titular, el español Santiago Denia acompañara este sábado al equipo frente al Mallorca

Resino, en cualquier caso, fue destituido como técnico. Una victoria en los últimos diez encuentros oficiales, más fuera que dentro de la fase de grupos de la Liga de Campeones y con peores números en Liga, seis de 21 puntos posibles, que en la temporada del descenso, en 1999-2000, precipitaron su despido del club rojiblanco.

Todos esos datos, inesperados para un equipo que aspira a estar entre los cuatro primeros de la clasificación y que, de momento, no ha superado la decimocuarta plaza en Liga en las siete primeras jornadas, le han costado el puesto al entrenador, víctima de los malos resultados desde la previa de la 'Champions'.

Dos meses después del pase de su conjunto al máximo torneo europeo, con solvencia frente al Panathinaikos (2-3 en la ida en Atenas y 2-0 en la vuelta en el Vicente Calderón), la última derrota contra el Chelsea (4-0) en Stamford Bridge ha sentenciado la destitución de Abel como entrenador del club rojiblanco.

No ha funcionado el Atlético ni en Liga ni en 'Champions' en el inicio de temporada. En la competición nacional sólo ha sido capaz de ganar uno de los siete encuentros, hace dos jornadas contra el Zaragoza (2-1), ha sumado seis de los 21 puntos disputados y ha empeorado incluso los números de la campaña del descenso.

Es, además, el equipo más goleado del campeonato, con 17 goles en contra, y su mejor puesto hasta la fecha en esta temporada ha sido la decimocuarta posición. Ahora es decimoquinto en la tabla, tras el 3-0 encajado en Pamplona ante Osasuna, pero en las primeras cinco jornadas del curso liguero ocupó puestos de descenso a Segunda.

También son muy pobres sus números en la presente edición de la Liga de Campeones. Un empate, en casa ante el Apoel Nicosia (0-0), y dos derrotas, en Oporto (2-0) y Londres (4-0), han dejado al Atlético al borde de la eliminación y sin margen de error, ya que debe ganar sus próximos tres encuentros para mantener opciones.

En total, en sus últimos diez choques oficiales, desde la previa del máximo torneo europeo frente al Panathinaikos, el Atlético sólo ha saboreado un triunfo. El resto de sus duelos se resumen en cinco derrotas, algunas sonoras (los 3-0 en Málaga y Pamplona, el 5-2 en el Camp Nou y el 4-0 en Londres), y cuatro empates, tres en casa.

También ha ofrecido una fragilidad defensiva impropia de un equipo de Liga de Campeones, con 23 goles en contra entre Liga y el torneo europeo. En la competición nacional ha recibido 17 tantos, su peor cifra en ese sentido en las siete primeras jornadas desde hace más de medio siglo, en 1953-54.

Y, además, el Atlético ha perdido gran ofensiva de la pasada campaña, esa cualidad que le llevó al cuarto puesto y que ha desaparecido en los primeros capítulos de la nueva temporada, en los que sólo ha firmado nueve goles, ninguno en Liga de Campeones, cuando el curso anterior marcó 98 en 52 choques oficiales.

Los números como visitante del equipo rojiblanco ofrecen datos aún más preocupantes. En sus últimas seis salidas, ya sea en Liga o 'Champions', sólo ha logrado un empate por cinco derrotas, ha recibido 19 tantos, a más de tres de media por encuentro, y ha batido la portería contraria en cuatro ocasiones.