Abril 5, 2010

Amenaza de huelga en España

El paro del fútbol español afectaría a la trigésima tercera jornada de la Primera División, que tiene, entre otros, los enfrentamientos Real Madrid-Valencia y el derbi catalán Espanyol-Barcelona.

La nueva junta directiva de la AFE, proclamada el pasado 9 de marzo con el ex futbolista Luis Manuel Rubiales al frente, ha explicado, por medio de un comunicado, que mantiene la ronda de negociaciones y emplaza a un "gran pacto" con todos los implicados (Gobierno, Liga de Fútbol Profesional y Federación Española de Fútbol) que satisfaga sus reclamaciones.

Éstas son el pago de las deudas en Segunda división B de la temporada 2008/09; el cumplimiento de las garantías económicas de los clubes declarados en situación concursal (intervención de la administración) de Primera y Segunda división; y la ampliación de las coberturas del Fondo de Garantía Salarial para Segunda B y la creación de uno en Tercera división.

La AFE, que habla de una "dramática situación" en los jugadores de Segunda B y Tercera, llegó a plantearse, incluso, un huelga el próximo fin de semana, coincidiendo con el clásico Real Madrid-Barcelona, que puede decidir la Liga.

"Nuestros derechos, garantías y salarios no han de ser mendigados sino exigidos y la situación actual es la más difícil de los últimos veinte años. Estamos seguros de que AFE puede conseguir la unidad y la solidaridad en el fútbol, con firmeza y con generosidad, tendiendo la mano al diálogo", indica Rubiales, en nota informativa.

"Somos conscientes de que una huelga no es una medida positiva, pero tampoco lo es la situación que viven cientos de futbolistas que llevan un año sin llevar un sueldo a sus casas. Por esta razón no queda más remedio que forzar lo que creemos que es justo: el cumplimiento de los acuerdos firmados hasta el año pasado", considera Rubiales.

La primera vez que las categorías profesionales del fútbol español quedaron paralizadas por una protesta fue el 4 de marzo de 1979. Los jugadores reclamaban la abolición del derecho de retención, su inclusión en el régimen de la Seguridad Social y la supresión del límite de edad para jugar en Tercera División, establecido en 23 años.

En septiembre de 1981 la Asociación de Futbolistas (AFE) planteó una nueva huelga, que se prolongó durante las dos primeras jornadas de Liga. El 6 de septiembre no se jugaron los partidos y el 13 de septiembre fueron disputados por los equipos juveniles.

Los jugadores desconvocaron la protesta tras lograr el pago de las deudas y la abolición de la normativa de alinear a los sub 20. Quedaron en el aire la creación de un fondo de garantía y la participación de los jugadores por medio de porcentajes en los ingresos por publicidad y derechos de televisión.

Antes de concluir esa temporada, la AFE convocó otra huelga, el 11 de abril de 1982, tres jornadas antes de concluir el campeonato, pero ésta registró un seguimiento escaso, por lo que fue desconvocada al día siguiente. El 16 de abril la AFE y el Comité de Fútbol Profesional alcanzaron un acuerdo.

La última huelga en el fútbol español se produjo en septiembre de 1984, durante las jornadas del día 9, que se disputó con juveniles, y el 16, en la que no hubo fútbol después de que Magistratura prohibiera la alineación de éstos.

El 18 de septiembre los futbolistas pusieron fin a la huelga después de que los clubes aceptaran sus peticiones, entre ellas el cobro de deudas, la modificación de las normas sobre las licencias federativas y la participación de los jugadores en las negociaciones sobre derechos de televisión.

Temas relacionados: